Formulario de búsqueda




14 de enero de 1876 – Alejandro Graham Bell patenta el teléfono

Fecha: 
Lunes 14 de Enero de 2013

El viernes 14 de enero de 1876 se presentó en la oficina de patentes de Boston un joven de 29 años que quería registrar un aparato que convertía los sonidos en impulsos eléctricos. El joven era Alejandro Graham Bell y su invención es usada hoy por millones de personas: el teléfono. Había colaborado con Graham Bell el electricista Thomas Watson, con fondos para la investigación de los agradecidos padres de dos alumnos sordos beneficiados por las enseñanzas y métodos de Bell.

"Mister Watson, come here, I want to see you" (Señor Watson venga, necesito verlo) fue el mensaje de Graham Bell y aunque su voz transmitida por el aire era más fuerte que la transmitida por el cable –Watson estaba en el cuarto contiguo- se había convertido con esto en la primera persona en transmitir sonidos a través de un cable eléctrico, es decir en usar el teléfono.

El principio del teléfono es transformar las ondas del sonido que se emiten al hablar en variaciones de corriente eléctrica que se transmiten por un cable conductor hasta el receptor que tendrá un aparato que invierte el proceso es decir transforma las vibraciones eléctricas en sonido.

Alejandro Graham Bell nació en Edimburgo, Escocia en 1847, desde sus abuelos toda la familia se dedicaba a la locución y corrección de la pronunciación, fue educado pensando siempre en que éste sería su medio de vida. Fue autodidacta aunque asistió a algunas clases en la Universidad de Edimburgo y el University College londinense.

A los 17 años empezó sus estudios del sonido al trabajar en la Weston House Academy de Elgin y después como asistente de su padre en Londres. En 1870 se mudó con su familia a Brantford, Canadá. Su padre ideó un sistema de aprendizaje para sordos y Graham Bell se mudó a Boston para difundirlo. El éxito del sistema, contenido en el libro Visible Speech le ganaron una buena reputación en el medio y empezó a dar conferencias. En 1873 fue nombrado profesor de fisiología vocal en la Universidad de Boston, cargo que ejercía mientras continuaba con sus investigaciones sobre el sonido. Con la patente del teléfono en su explotación formando la Bell Company. A su muerte Graham Bell dejó 17 patentes a su nombre.

Enlaces relacionados

Créditos

  • Redacción: Lucy Virgen
  • Ilustración: Marco Sierra