Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

10 de julio de 1856 - Nace el ingeniero e inventor serbio Nikola Tesla

'El futuro me pertenece' sentenció Nikola Tesla a sus contemporaneos

Nikola Tesla nació hace 159 años en el pueblito de Smiljan, hoy Croacia. Según cuenta la leyenda familiar, el alumbramiento ocurrió justo a la media noche que separa el 9 y el 10 de julio de 1856, durante una tormenta eléctrica.  La partera declaró que la tormenta era un mal presagio y el recién nacido sería niño de la oscuridad. Su madre, a medio parto respondió: “No. Será un niño de la luz”.

Todo científico sabe que correlación no implica causalidad, pero los humanos disfrutamos encontrar correspondencias que parezcan explicar los hechos. Cuando no existen correlaciones las sustituimos con leyendas cuando se hace de forma artística, paranoia conspirativa cuando sólo pretende ser sensacionalista. En el siglo XXI  se vive un resurgimiento de Nikola Tesla, el personaje, y miles de páginas en internet dan cuenta de estas leyendas y cuentos pero es difícil encontrar en ellas a Tesla, el científico.

Muchos geeks e ingenieros lo consideran a Tesla su santo patrono, alguien que se desvelaba jugando con la electricidad y la mecánica por el placer de encontrar algo que no sabía que buscaba; por el gusto de armar y desarmar  al mundo para rehacerlo un poco mejor. Los físicos lo ven con desdén porque no tenía  conocimientos teóricos formales; “era sólo un ingeniero” suelen declarar. La gente de izquierda lo considera una víctima del capitalismo salvaje.  Los steampunkers , fanáticos e  escritores de ciencia ficción lo ensalzan como un iluminado, miembro de una sociedad secreta y recrean a Tesla como personaje, parte mago, parte genio manipulador de le electricidad.

Entre todo este ruido, se encuentra el ser humano talentoso, complicado, empeñoso, dubitativo y un tanto extravagante.

Su amor por la electricidad y la mecánica lo aprendió de su madre, Djuka Mandic, mujer de extraordinaria memoria y habilidad para la mecánica  quién, a pesar de no haber tenido educación formal, creó pequeños aparatos de uso doméstico. Su padre Milutin Tesla era un sacerdote ortodoxo, quien quería alejar a su hijo de lo material y que se convirtiera en sacerdote. Fue solo cuando el joven Nikola enfermó seriamente de cólera, su padre desesperado, prometió mandarlo a la mejor escuela de ingeniería si sobrevivía. Tesla se curó y pudo perseguir su interés por la ciencia. Estudió en la Realschule de Karlstadt en Alemania, el Instituto Politécnico de Graz, Austria y la Universidad de Praga.

En el segundo año de universidad, su talento y temperamento hicieron que tuviera un pleito con uno de sus profesores y Tesla perdió su beca.  Para complicar las cosas, adquirió la adicción al juego, lo que fue una distracción por la que no pudo presentar sus exámenes a satisfacción. Cuando la universidad le negó la posibilidad de volver a examinarse, Tesla la abandona y corta relaciones con su familia para no tener que confesar que no terminó sus estudios. Su padre muere en 1879 antes de que Tesla se reconcilie con él, como consecuencia sufre una crisis nerviosa.

En 1881,Tesla se muda a Budapest y entra a trabajar en la central telefónica en dónde adquiere la experiencia y los conocimientos que no pudo obtener en la universidad. Primero trabaja como dibujante y le toma sólo meses ascender a electricista en jefe, haciendo importantes mejoras.

Tesla viaja a EE.UU.

En esa época, Nikola Tesla trabajó en el desarrollo de un motor de inducción pero no consiguió apoyo para su idea y a los 28 años abandona Europa y se muda –con poco más que lo puesto- a Estados Unidos. El ya famoso Tomás Alva Edison lo contrata para que trabaje en su proyecto de distribución de energía eléctrica por corriente directa, el cual Edison quería convertir en el estándar del país.

Tesla permaneció solo dos años en esta compañía antes de renunciar. Cuenta la leyenda que Edison ofreció a Tesla $50,000 dólares a cambio de un nuevo diseño de los generadores de corriente alterna de Edison. Tras meses de arduo trabajo, Tesla entregó su trabajo, cuando le solicitó el pago Edison éste le contesto: “Tú no entiendes el humor americano”, y sólo le ofreció un aumento de sueldo de $8 dólares. Tesla lo rechazó y renunció.

Testa funda su propia compañía en 1886 la Tesla Electric Light and Manufacturing, con fondos de Robert Lane y Benjamin Vale. En poco tiempo, estos socios lo despojan de la compañía, incluyendo sus patentes y sus acciones, obligando a Tesla a dedicarse a trabajos de poca importancia. Tesla recuerda esa época como “de terribles dolores de cabeza y amargas lágrimas”.

En 1887 Tesla crea la Tesla Electric Company, esta vez con éxito y crea un motor de inducción que trabaja con corriente alterna (CA).  Por su naturaleza oscilatoria, la corriente alterna permite el uso de transformadores y a diferencia de la corriente directa (CD), la alterna resuelve el problema de distribuir energía eléctrica a gran distancia, con eficiencia. La compañía Westinghouse  compró la licencia de la patente del inductor de corriente alterna de Tesla.

El sistema de Corriente alterna de Westinghouse, era el idóneo, pero Edison, defensor del sistema de corriente directa, dio una pelea feroz, mediática más que técnica. Edison electrocutaba públicamente animales –incluso un elefante-, y pasaba películas de esto,  para “demostrar los peligros de la corriente alterna”.  En realidad, es más mortífera la corriente directa, pero Edison ejemplifica aquí la manipulación de la opinión pública y la explotación de su fama.  Al final, la razón técnica se impuso y todos los sistemas de distribución eléctrica son hoy día con base a la corriente alterna, como lo decía Tesla.

 

Aunque talentoso, Tesla no fue bueno para los negocios, o por lo menos para conseguir un buen abogado que lo representara. En 1897, Westinghouse le ofrece a Tesla un pago único de $216,000 dólares por sus patentes. Tesla acepta y vuelve a quedar fuera de su compañía.

Tesla sigue experimentando y creando tecnologías que fueron la base para inventos que hoy son de uso común. Su experimentación con arcos de alto voltaje, transformadores y osciladores, le permitieron sentar las bases para los rayos X, crear un pequeño barco a control remoto, un telégrafo inalámbrico y a especular con la transmisión inalámbrica de energía. Montó un laboratorio en Colorado Springs donde creo un súper transformador oscilador resonante. En un fin de siglo donde se veía que el futuro tecnológico estaba a la vuelta de la esquina, la prensa se deleitaba al publicar las historias de los logros de Tesla: como la vez que creó un trueno tan grande que  se escuchó a 20 kilómetros de distancia, o cuando que creo un temblor artificial con un gran oscilador de baja frecuencia, asustando a Mark Twain al grado de enfermarlo del estómago.

Toda esta publicidad debe haber deleitado a Tesla, sin embargo, no supo cuidar de su propiedad intelectual, negociar los usos de sus patentes, o documentar sus experimentos. Así es como hoy día conocemos a Roentgen como inventor de los rayos X y a Marconi como inventor del radio, y la Westinghouse como gran empresa eléctrica.

Al final de su carrera vivió y murió - el 7 de enero de 1943-- recluido en el Hotel New Yorker, especulando sobre la frecuencia resonante de la tierra, la posibilidad de crear una poderosa arma de pulsos eléctricos y de rayos de partículas cargadas eléctricamente.

Su vida fue tan intensa como variada, interesado siempre en ampliar el conocimiento del mundo que lo rodea, por el puro gusto de hacerlo. Tierra fértil para que otros cultivaran las ideas que el plantó e inspiración para toda clase de historias fantásticas.

 

Enlaces de interés

Créditos

  • Texto: Luis Villa-  Ingeniero, emprendedor y entusiasta de la ciencia.
  • Ilustración: Marco Sierra.

​CGTI - Unidad de Desarrollo de Procedimientos y Apoyo a los Sistemas de Gestión.

Fecha de publicación: 
Viernes 10 de Julio de 2015
Compartir en Google Plus