Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

3 de diciembre de 1955 - Muere en la Ciudad de México, la pintora jalisciense María Izquierdo

La pintora mexicana María Izquierdo nació en San Juan de los Lagos, Jalisco; aunque la mayoría de sus biógrafos aceptan como fecha de nacimiento 1902, otros establecen que fue en 1906. Pasó su niñez en San Juan de los Lagos y después en Torreón, Coahuila en donde emigró con su madre viuda. A los 14 años su madre la obligó a contraer matrimonio con un militar con el que tuvo tres hijos. Al morir su madre, en 1923 rompe con todos los lazos familiares y emigra a la ciudad de México con dos hijos pequeños. Aunque hoy es algo común, en ese momento se consideraba muy atrevido para una mujer divorciarse, vivir sola y además tener pretensiones artísticas.

A su llegada a la Ciudad de México ingresó a la Escuela Nacional de Bellas Artes donde estudió con el pintor Germán Gedovius. Tuvo su primera exposición individual –impulsada por Diego Rivera, de quién era amiga- en la Galería de Arte Moderno de la ciudad de México en 1929, y poco después mostró su trabajo en el Arts Center de Nueva York. Ese mismo año, María Izquierdo se involucró sentimentalmente con Rufino Tamayo; el trabajo de ambos se benefició con esta relación que duró cuatro años, en los cuales se retroalimentaron e influyeron mutuamente tanto en temas, estilos como en colorido.

Sus primeras obras las dedicó a retratos de su familia y amigos, como en Niñas durmiendo de 1930, donde retrata a su hija y su sobrina. La fantasía y la soledad son temas constantes en sus pinturas.

En 1932 comenzó a impartir clases en el Departamento de Bellas Artes de la Secretaría de Educación Pública mientras continuaba exhibiendo su obra en museos y galerías de todo el mundo. En esa época María Izquierdo era una personalidad destacada en el ámbito intelectual, formando parte de la Liga de Escritores y Artistas Revolucionarios (LEAR) que luchaba en contra del imperialismo y exaltaba el nacionalismo.

La pintura de María Izquierdo retrata tanto las tradiciones como las fiestas populares mexicanas y las escenas circenses; insiste también en la vida cotidiana mezclando naturaleza muerta con elementos anecdóticos además de retratos, todo con un colorido vibrante y característico.

En 1942 después de una complicada cirugía del corazón, continúa pintando desde su recuperación exponiendo 60 nuevas obras en Bellas Artes. En 1948, sufrió una hemiplejía que le dejó la mitad derecha del cuerpo paralizado pero la pintora se sobrepuso a este obstáculo aprendiendo a usar el brazo izquierdo y continuar así su prolífica obra hasta su muerte ocurrida siete años después en la ciudad de México, el 3 de diciembre de 1955.

María Izquierdo es considerada una de las fundadoras de la pintura contemporánea mexicana, ha recibido homenajes y reconocimientos de diversos estilos: la Sociedad Astronómica Internacional nombró un cráter de mercurio en su honor; su obra es considerada a partir de 2002 Patrimonio Artístico Nacional y en octubre de 2012 el Congreso mexicano decidió trasladar sus restos a la Rotonda de las personas ilustres en el Panteón Civil de Dolores.

Octavio Paz escribió sobre ella: “Parecía una diosa prehispánica. Un rostro de lodo secado al sol y ahumado con incienso de copal. Muy maquillada, con un maquillaje no up to date sino antiguo, ritual: labios de brasa; dientes caníbales, narices anchas para aspirar el humo delicioso de las plegarias y los sacrificios; mejillas violentamente ocres, cejas de cuervo y ojeras enormes rodeando unos ojos profundos”.

Enlaces relacionados

Créditos

  • Redacción: Rubén Morales
Fecha de publicación: 
Lunes 03 de Diciembre de 2012
Compartir en Google Plus