Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

4 de septiembre de 1970 - Salvador Allende gana las elecciones presidenciales de Chile

Al cuarto intento, Salvador Allende y la Unidad Popular ganaron las elecciones en Chile con el 36% de los votos y sin la mayoría en el Congreso.

Allende había prometido nacionalizar el cobre, las telecomunicaciones y otros sectores estratégicos como una medida para la recuperación del país que vivía una grave depresión económica desde mediados de los sesenta. Incluso la posibilidad de estas medidas era mal visto por los Estados Unidos, las transnacionales que controlaban el cobre y sectores de derecha dentro de Chile. Al ponerse en marcha el plan de gobierno prometido se recrudecen las presiones económicas externas e internas, Estados unidos empezó a bloquear las exportaciones de repuestos y maquinaria y a finales de 1972 los camioneros chilenos se declararon en huelga paralizando la economía. En ese momento hay protestas de la clase media y alta chilena que temen convertirse en un estado comunista. En la izquierda también hay protestas porque los sectores extremistas piden un movimiento armado.

En junio de 1973, el general Pratts renuncia a su cargo del ejército, en donde remplazó al general René Schneider conocido por sus ideales democráticos que había sido asesinado en 1970. Pratts es remplazado por el general Augusto Pinochet que fue quién inició el golpe de estado la mañana del 11 de septiembre en Valparaíso. El presidente Allende murió después de dar un discurso en la moneda en el que decía “no me rendiré”. En 2011 un equipo de peritos forenses determinó que se suicidó.

Augusto Pinochet subió al poder ejerciendo una represión salvaje con miles de muertos y desaparecidos. Cientos de chilenos llegaron a México que les ofreció asilo y formaron aquí una comunidad en el exilio. Pinochet fue la máxima autoridad en Chile por 17 años y permaneció 8 años más como comandante en jefe del ejército.

El 2 de diciembre de 1972 el Presidente Allende visitó Guadalajara y en el auditorio de la Universidad que hoy lleva su nombre pronunció el histórico discurso que comienza diciendo “hay jóvenes viejos y viejos jóvenes, y en esos me ubico yo”.

Enlaces relacionados

Créditos

  • Investigación: Lucy Virgen
  • Ilustración: Marco Sierra
Fecha de publicación: 
Martes 04 de Septiembre de 2012
Compartir en Google Plus