Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

11 de julio - Día Mundial de la Población

11 de julio - Día Mundial de la Población

Cada cierto tiempo se escucha en medios de comunicación, convencionales y digitales, sobre la celebración de un “Día Internacional”, pero ¿qué son y para qué sirven los “días internacionales”? Se debe destacar que estos días fungen como una herramienta para la sensibilización del público en general; a su vez que construyen un espacio donde gobierno, organizaciones no gubernamentales, ciudadanía y medios de comunicación puedan generar un diálogo para la formulación de políticas públicas, iniciativas sociales, mesas redondas y debates en torno al tema del día en cuestión.

Para las Naciones Unidas es importante trabajar en un espacio fructífero de propuestas y debates; es por ello que, en 1987, con el interés de reconocer la urgencia e importancia de las cuestiones relativas a la población se llevó a cabo la celebración del “Día de los cinco mil millones” el 11 de julio de 1987, como resultado de que en ese año en particular alcanzamos ese número de habitantes en el planeta Tierra.

Finalmente, dos años después de esta primera celebración, el Consejo de Administración del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, estableció que el día 11 de julio de cada año fungiera como “Día Internacional de la Población”. Para este año se prevé la reunión con participantes de 179 países; cada uno de ellos pendientes por señalar y marcar un campo de acción para todas aquellas áreas de oportunidad que se presenten para el tema demográfico y que tengan a su vez, incidencia directa o indirecta con los Objetivos de Desarrollo Sostenible propuestos.

Como se ha mencionado, este día se centra en la importancia de las cuestiones poblacionales, particularmente en el contexto de aquellos programas y planes generales que elaboran cada uno de los países como medio para alcanzar y garantizar el desarrollo sostenible. La celebración no debe tomarse a la ligera, tomando en cuenta que en 2011 se alcanzó la cifra de siete mil millones de habitantes en el planeta, con China e India a la cabeza en el número de personas.

En este sentido la comunidad internacional ha asumido el compromiso de cumplir una agenda de desarrollo sostenible basado en los principios de equidad y de derechos humanos. Si bien como lo señalan los reportes de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), se han logrado avances significativos en la reducción de la pobreza y en el aumento de bienestar de muchas personas alrededor del mundo, aún son millones los que esperan que la situación cambie, y que se les preste la atención adecuada en los planes de desarrollo que elaboran sus gobernantes.

Como parte de esta agenda, se señalan los derechos de la mujer para alcanzar una verdadera igualdad de género y de salud reproductiva. Actualmente existe una mayor probabilidad en todo el mundo, de que cuando las niñas deberían estar estudiando en la escuela y soñando sobre los planes a futuro, las trabas sociales y culturales impiden a un número considerable de ellas alcanzar sus metas y objetivos de vida.

Con frecuencia escuchamos de las dificultades a las que se enfrenta una niña o mujer en Medio Oriente para alcanzar una vida plena y libre, y con garantías, pero los países occidentales y en vías de desarrollo también tipifican este tipo de eventos. Mientras que las opciones y oportunidades para un niño varón van en aumento conforme este entra a la adolescencia, las de las niñas se ven menguadas con mayor frecuencia.

Según datos de la ONU, en los países en vías de desarrollo, una de cada tres menores contrae matrimonio antes de cumplir 18 años, además de que, en comparación con sus compañeros masculinos, las adolescentes tienen una menor probabilidad de terminar la educación secundaria; lo cual trae consigo efectos en cadena para toda la vida de la niña.

Una nación que emplea esquemas de educación equitativos entre hombres y mujeres, que genera el diálogo y fomenta el debate para la elaboración de políticas públicas con el fin de garantizar la equidad de género, posee una estructura más consolidada y sujeta a garantizar el desarrollo de los habitantes que hay en ella; por tanto, un mayor índice de desarrollo humano y mejores estándares de vida.

Para poder alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible que la ONU marcó en el año 2015, no basta con poseer un discurso de inclusión en el discurso, sino que es fundamental corregir las desigualdades, erradicar las expresiones que atenten contra la igualdad y el derecho del otro y hacer valer un estado de derecho que garantice el correcto desenvolvimiento de las personas; es por esta razón que este tema se engloba en el objetivo específico de lograr la igualdad de género y de empoderar a todos los grupos vulnerables.

 

 

Créditos

  • Texto: J. Francisco Enríquez Carrillo.
  • Ilustración: Omar López Cárdenas
Fecha de publicación: 
jueves 11 de julio de 2019

 

Fecha de publicación: 
Jueves 11 de Julio de 2019
Compartir en Google Plus