Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

15 de abril de 1452 - Nacimiento de Leonardo da Vinci

Los dibujos y pinturas de Leonardo da Vinci son los más reproducidos de todos los tiempos. Es difícil encontrar un hogar católico sin una reproducción de La última cena; La Mona Lisa es el retrato más identificado en todo el mundo –y el original el más buscado en el Museo de Louvre-; El hombre de Vitruvio es de estudio obligado para todos los amantes del arte en el mundo.

La historia de Leonardo da Vinci está llena de leyendas e anécdotas imposibles de confirmar, en parte por la época en la que vivió y en parte porque alcanzó la fama mientras estaba vivo. Se dice por ejemplo que murió en brazos del rey Francisco I de Francia, pero también se ha escrito que murió acompañado de un sacerdote tras confesarse y recibir los santos óleos, arrepentido por una vida alejado de la iglesia.

Da Vinci no puede ser considerado sólo como un artista, fue la encarnación del hombre del renacimiento; de acuerdo a su biógrafo Giorgio Vasari: “los dones más celestiales parecen derramarse sobre ciertos seres humanos. Algunas veces de manera maravillosa, sobrenatural, se congregan en un solo individuo. Esto fue visto y reconocido por todos los hombres en el caso de Leonardo da Vinci quien tuvo una indescriptible gracia al parecer sin esfuerzo en cada acto y acción. Su talento era tan raro que dominaba con maestría cualquier materia a la que dedicaba su atención. Podría haber sido un científico si no hubiera sido tan versátil”.

Da Vinci nació en la villa de Vinci en la región toscana, hijo natural de una joven campesina, Caterina, y de Ser Piero, un rico notario florentino. Su madre se casó poco después de su nacimiento; él fue a vivir con su padre, en cuya casa tuvo acceso a libros y a encuentros con notables intelectuales de la época, ya que Florencia era entonces el centro artístico y cultural de la península itálica dividida en pequeños estados.

A los 14 años su padre le consiguió trabajo de aprendiz en el taller de Andrea del Verrocchio, en donde por seis años aprendió pintura, escultura, técnicas y mecánicas de la creación artística, la instrucción que el gremio de pintores requería para ser reconocido como artista libre.  En esa época Leonardo empezó a hacer sus estudios sobre la figura humana haciendo disecciones en  cadáveres. Antes de dejar el estudio colaboró con Verrocchio en El Bautismo de Cristo, según los expertos el ángel pintado por Leonardo rebasa con mucho a los protagonistas pintados por Verrocchio.

A los 30 años y ya considerado un maestro con estilo propio se mudó a Milán contratado por Ludovico Sforza –conocido como Ludovico el Moro- duque de Milán. Permaneció 17 años en los que se involucró tanto en proyectos artísticos como científicos con el propósito básico de experimentar. Sus esfuerzos estaban depositados en el estudio de la ingeniería militar donde desarrolló métodos para disparar catapultas y desviar ríos, siendo ingeniero y arquitecto en las numerosas empresas militares del duque; en esta época también inició sus estudios sobre el vuelo humano, una fascinación con la que siguió toda su vida. Sus observaciones e invenciones quedaron registradas en alrededor de 13,000 páginas que están divididos en diez diferentes códices, que se conservan en distintos museos de Londres, Milán, Turín, París y Madrid. El códice Leicester es propiedad de Bill Gates que pagó por él 30 millones de dólares.

Las obras más importantes del periodo milanés  son "Virgen de las Rocas” y "La Última Cena", pintura mural para el refectorio del monasterio de Santa Maria delle Grazie. Este último aún puede ser visitado en el mismo monasterio.

A finales de 1499 los franceses entraron en Milán y Ludovico el Moro perdió el poder. Leonardo salió de la ciudad y después de breves estancias en Mantúa y Venecia regresó a Florencia.

Leonardo entró al servicio, como arquitecto e ingeniero militar, de Cesare Borgia, hijo del Papa Alejandro VI. Después de un año viajando por Italia con esta encomienda regresó a Florencia a pintar el gran mural La batalla de Anghiari  junto a Michelangelo Buonarotti, obra que quedaría inconclusa.  De esta etapa es La Gioconda o Mona Lisa, un retrato hecho por encargo que Leonardo nunca entregó y consideró su obra favorita hasta su muerte.

En 1506 dejó Florencia para ser el arquitecto y pintor de la corte de Charles d'Amboise en Milán. En esta época Leonardo pintó poco, se concentró más bien en avanzar en sus estudios del vuelo y del cuerpo humano con la idea de hacer un tratado de anatomía. El ideal de lo que él llamaba “percepción cosmológica” se manifestaba en múltiples ramas: escribía sobre matemáticas, óptica, mecánica, geología y botánica.

En 1513 Leonardo se muda a Roma acogido por  Giulano de Médicis, hermano del nuevo papa León X. A la muerte de Giuliano de Medici, aceptó la invitación del rey Francisco I de Francia para trasladarse a su corte en Fontainebleu en calidad de primer pintor, ingeniero y arquitecto del reino aunque vivió en el castillo de Cloux como un miembro de la nobleza. Allí murió el 2 de mayo de 1519, a los 67 años. Fue enterrado en la iglesia de San Valentín en Amboise.

Enlaces relacionados

Créditos

  • Investigación y redacción: Lucy Virgen
  • Ilustración: Marco Sierra
Fecha de publicación: 
Lunes 15 de Abril de 2013
Compartir en Google Plus