Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

16 de junio de 1963 - Primer vuelo espacial tripulado por una mujer

El 16 de junio de 1963 Valentina Tereshkova, se convierte en la primera mujer cosmonauta. Ella era parte del programa espacial soviético que dos años antes, 12 de abril de 1961, antes había puesto por primera vez a un hombre en órbita Yuri Gagarin.

A pesar del énfasis norteamericano en la igualdad de género, el programa espacial de la NASA envió a una mujer al espacio, Sally Ride en el Challenger,  hasta junio de 1983, exactamente 20 años después del vuelo de Tereshkova.

Valentina  Vladimirovna Tereshkova nació el 6 de marzo de  1937 en la región de Yaroslavl en Rusia, entonces parte  de la Unión de Repúblicas Soviéticas Socialistas.  Valentina no era parte del círculo privilegiado de los soviets, hija de un tractorista y una obrera textil empezó a ir a la escuela hasta los ocho años y la abandonó a los 16 para empezar a trabajar como obrera.  Al tiempo que trabajaba y completaba su educación con cursos por correspondencia  Valentina Tereshkova desarrolló una gran pasión por los saltos en paracaídas y los practicaba con toda la frecuencia que podía hasta convertirse en experta. Esta habilidad, junto a su fortaleza, salud y convicción política,  fue lo que la hizo ser seleccionada con otras tres reclutas para integrar el programa espacial de mujeres en el espacio; de ese grupo ella fue la única que logró completar una misión.
Aunque otras mujeres soviéticas y norteamericanas han viajado por el espacio, Valentina Tereshkova es la única que lo ha hecho en solitario. A bordo de la Vostok 6 dió 48 vueltas a la tierra en un vuelo de 70.8 horas. Es importante aclarar que los viajes espaciales no eran la experiencia relativamente confortable en la que se convirtieron después: el pan que le dieron a Valentina estaba tan seco que se convirtió en una piedra y fue imposible comérselo; pasó 70 horas sin alimento, con calambres por la falta de líquidos y movimiento, con una llaga en el hombro por la cerradura del casco. Su descenso en paracaídas fue en medio de un lago  -algo que no estaba programado- que tuvo que atravesar a nado con un golpe fuerte en la nariz. Para superar estas condiciones fueron necesarias no sólo la juventud de sus 26 años sino lo que la Unión Soviética se llamaba “la pureza del sentimiento comunista”, y ahora podemos considerar simplemente fortaleza de espíritu y una gran devoción por sus convicciones personales.

Como resultado de la misión fue nombrada Héroe de la Unión Soviética, pero es mucho más significativo que su diplomacia y su activismo por la paz le ganara la Medalla de Oro de la Paz, otorgada por las Naciones Unidas.

Valentina Tereshkova tiene una hija Elena, de su matrimonio con el cosmonauta Andrián Nikoláiev. Tiene 76 años y vive en Moscú.

Enlaces relacionados

Créditos

  • Investigación: Lucy Virgen
Fecha de publicación: 
Domingo 16 de Junio de 2013
Compartir en Google Plus