Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

19 de julio de 1991 - Inauguración de la Biblioteca Iberoamericana “Octavio Paz”

Colash de Biblioteca Iberoamericana “Octavio Paz”

Las bibliotecas no son el continente,

son el contenido.

FERNANDO DEL PASO (2011)

Ubicada en la Plaza Universidad, antes conocida como Plaza de las Sombrillas, la Biblioteca Iberoamericana “Octavio Paz” se destaca como uno de los espacios más emblemáticos de Guadalajara, a la vista de quien visite el centro histórico de la misma.

Con más de 400 años de antigüedad, con modificaciones estructurales y de uso (eclesiástico, académico, y cultural), el edificio que ha sido testigo del crecimiento de la ciudad, ahora es habitado por miles de libros y cumple su función como biblioteca pública y universitaria de jaliscienses y visitantes.

La historia de la Biblioteca Iberoamericana “Octavio Paz” (BIOP) se remonta a julio de 1991, durante la víspera de la Primera Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno. En aquel memorable evento, mandatarios de una veintena de países de América Latina, así como de España y Portugal, se dieron cita en la ciudad de Guadalajara. Fue el día 19 de ese mes cuando se llevó a cabo la fundación de una biblioteca pública administrada por la Universidad de Guadalajara. La sugerencia vino del entonces Rector General de esta casa de estudio, el licenciado Raúl Padilla López, quien propuso al presidente de la República, el licenciado Carlos Salinas de Gortari, la idea de otorgar a los ciudadanos un espacio cultural y de formación. Con esta acción se dejó testimonio del acontecimiento internacional y de la preservación cultural y literaria de los lazos iberoamericanos.

En el interior de la BIOP se encuentra el mural Ideales agrarios y laboristas de la Revolución de 1910, pintado en los años 1925-1926 por Amado de la Cueva y David Alfaro Siqueiros. En lo que antes fue la Capilla de Loreto se aprecian los murales del Olimpo House, espacio que ocupaba el Centro Bohemio. De esta manera, el recinto posee una relevancia en el ámbito cultural y artístico de Jalisco, especialmente en el movimiento del muralismo mexicano.

Sin embargo, como bien llegó a referir el maestro Fernando del Paso, director de la BIOP desde 1992, y hasta su fallecimiento en noviembre de 2018, la importancia de una biblioteca reside no en sus muros y estructura sino en el acervo que esta posee, así como en los servicios que son prestados por los bibliotecarios hacia sus usuarios, y el uso que estos hacen de la misma. En 2011, la biblioteca contaba con 76,275 libros; aproximadamente 15,000 de la colección para niños y jóvenes; y las visitas ascendían a las 18,000 al mes.

Hoy se celebran 28 años de una biblioteca que ha sabido mantenerse activa a lo largo de su existencia, pues además de la riqueza inigualable del conocimiento que recogen las páginas de sus libros, el servicio gratuito de internet que se presta en sus instalaciones atrae a cada vez más usuarios. Por otro lado, las diversas actividades que se desarrollan por parte del personal interno y de talleristas y ponentes invitados son conocidas por las personas que acceden a este recinto. Famosos son sus funciones de teatricuenteando, así como los círculos de lectura, presentaciones de libros, obras de teatro, sesiones de lectura en voz alta y cuentacuentos, entre otras. Por otro lado, desde 2005 se cuenta con un servicio dirigido a la comunidad de personas invidentes y débiles visuales, consolidando el acceso incluyente de un espacio público como este.

Sin embargo, y a pesar del éxito que tiene la Biblioteca Iberoamericana “Octavio Paz” con la comunidad, esta no ha estado exenta de obstáculos en su historia, sobre todo, en los años recientes. En 2017 hubo un hurto e incendio en las oficinas de la biblioteca, por lo que los murales del Olimpo House y los de De la Cueva y Alfaro Siqueiros se vieron afectados. Las instalaciones permanecieron cerradas durante un año para reparar los daños y llevar a cabo la restauración de los murales. Afortunadamente, el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), a través del Centro Nacional de Conservación y Registro del Patrimonio Artístico Mueble (CENCROPAM), restauró a su antiguo esplendor la obra mural de esta biblioteca.

El segundo acontecimiento doloroso para la BIOP sucedió el 14 de noviembre de 2018 con el fallecimiento de su director, don Fernando del Paso, célebre autor de libros como Noticias del Imperio y Palinuro de México, entre otros. Querido por la comunidad lectora del estado, su partida aún se siente cercana, pero el legado que dejó en su obra y el amor hacia su trabajo hace que la Universidad de Guadalajara se enorgullezca de haberlo tenido como director de la Biblioteca Iberoamericana “Octavio Paz”, patrimonio cultural de esta casa de estudio.

El libro es un objeto cuya función se lleva a cabo cada vez que es leído; es por ello que el sentido de una biblioteca pública universitaria se fundamenta en el libre acceso de la ciudadanía para consultar, informarse y recrearse en los libros que se resguardan tras sus muros; además, el encuentro de voces y miradas permite un acercamiento sincero entre sus usuarios. Hoy, en el aniversario 28 de su fundación, celebramos la vigencia y vitalidad de nuestra Biblioteca Iberoamericana “Octavio Paz”.

 

 

Créditos

  • Texto: Luis Adrián Curiel 
  • Ilustración: Silvana Soffchi
Fecha de publicación: 
 viernes 19 de julio de 2019
 

 

Fecha de publicación: 
Viernes 19 de Julio de 2019
Compartir en Google Plus