Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

2 de marzo de 1982 – Fallece el escritor de ciencia ficción Philip K. Dick

Philip K. Dick y su mundo lleno de paradojas y visiones de la humanidad del futuro.

Philip K. Dick –del que se conmemora hoy el 33º. aniversario de su muerte- publicó 44 novelas y 121 historias cortas, ganó en vida la más prestigiada distinción en ciencia ficción y fantasía el Premio Hugo.  Sin embargo se le conoce, en general, por ser el autor del cuento ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, en el que está basada Blade Runner, una película de culto dirigida por Ridley Scott.

Philip Kindred Dick, nacido en Chicago, Illinois, el 16 de diciembre de 1928, falleció a los 53 años, apenas dos meses antes del estreno de Blade Runner y se perdió lo que más anhelaba: el reconocimiento y fama como un escritor; lo logró al ser el primer escritor de ciencia ficción en ser publicado por la editorial Library of America. Estos ejemplares – cosidos, pasta dura forrados en tela, papel biblia libre de ácido- son la consagración definitiva de un autor norteamericano, algo especialmente significativo para un escritor que publicó sus primeras historias en pasquines y después en revistas de ciencia ficción de muy escasa circulación. Y si, también se perdió oír a un grupo independiente de folk/punk cantar Canonize Philip K. Dick, OK?

Dick entró en la Universidad de California en Berkeley pero la abandonó a los pocos semestres y empezó a escribir para las revistas baratas como Startling Stories, Thrilling Wonder Stories y Fantastic Universe de las que fue asiduo como adolescente. Podía teclear 120 palabras por minuto, en sesiones de hasta 20 horas y pronto empezó a ser publicar novelas pulp para la editorial ACE, conocida por sus portadas sensacionalistas.

La ironía entre ser un escritor subversivo que anhela el reconocimiento, estuvo presente durante toda la vida de Dick. A principios de los setenta cuando había logrado tener cierta aceptación entre críticos y académicos, envió una carta al FBI, acusando a éstos de ser agentes de la KGB. No era tampoco, parecido a los escritores de ciencia ficción de su época- Isaac Asimov, Theodore Sturgeon, Robert Heinlein- hombres serios y elegantes que hacían investigaciones para acercar la ciencia a su obra. Philip K. Dick se alimentaba sólo de fantasía mezclada con paranoia, y hasta 1976 con anfetaminas, y escribía a ritmo frenético: “las palabras salen de mis manos, no de mi cerebro. Escribo con mis manos” decía. Llegó a escribir una novela en dos semanas.  

En 2005 la revista Time nombró a Ubik como de las 100 grandes novelas de habla inglesa publicadas desde 1923. Esta obra junto a El hombre en el castillo, ganador del Premio Hugo en 1963 son una muestra de la mejor escritura de Dick. La mayoría de su obra mantiene el estilo de la pulp fiction, historias que son memorables por la imaginación sin límites del autor, la manera que impacta al lector –sorpresa, miedo, intriga- y no exactamente por la calidad de la escritura. El mismo Philip dijo alguna vez “he escrito y vendido 23 novelas, todas son terribles excepto una. Pero no estoy seguro cual es”.

Se han hecho diez películas basadas en historias de Philip K. Dick -entre ellas Blade Runner, Total Recall (El vengador del futuro), Minority Report (Sentencia previa ) y Paycheck (El pago)- pero el escritor está presente en muchos de los conceptos que se manejan en ciencia ficción: la memoria humana borrable a voluntad o los recuerdos implantados, las máquinas o robots que no saben que son tales porque han sido programados para creerse humanos y la noción de que la realidad está manufacturada y solamente es una ilusión más o una alucinación colectiva.

Philip K. Dick, está y estará presente por mucho tiempo con nosotros a través de sus libros, sus conceptos que han sido adoptados o han inspirado a muchos y permeados a la conciencia colectiva; la forma en la que imaginamos el futuro es tanto nuestra como de Philip K. Dick.  Estará con nosotros porque no puede ser desterrado por algo tan banal como la muerte, que según nos dijo, puede ser también una ilusión. 

Enlaces de Interés

Créditos

  • Texto: Lucy Virgen
  • Ilustración: Marco Sierra

​CGTI - Unidad de Desarrollo de Procedimientos y Apoyo a los Sistemas de Gestión.

Fecha de publicación: 
Lunes 02 de Marzo de 2015
Compartir en Google Plus