Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

20 de mayo de 1851 - Nace Emile Berliner inventor del gramófono

Ilustración de gramófono y disco de grabación.

Emile Berliner fue, por su gran variedad de logros e intereses, un hombre del renacimiento. Inventó el micrófono, los discos y un modelo de gramófono; trabajó intensamente, con sus propios fondos, para difundir medidas de higiene para prevenir la mortalidad infantil; escribió y publicó libros sobre este tema y colaboró en comités políticos. Incluso tenía el aspecto –atractivo pero sobre todo respetable- propio del actor que podría protagonizar su vida.

Pero Berliner fue, antes que todo, un hombre de su tiempo. Nacido en Alemania en 1851 emigró a los Estados Unidos en 1870 y como millones de hombres y mujeres trabajó para sobrevivir, completar su educación y acceder a una vida mejor.  Fue parte de la época de las invenciones en la Norteamérica de principios del Siglo XX, fue contratado por la compañía de Alexander  Graham Bell, como parte de la adquisición de la patente del transmisor recién inventado por Berliner. Su vida también incluyó los sufrimientos del momento: su hija murió a edad temprana, víctima de la contaminación en la leche, lo que convirtió a Berliner en un activista de la higiene y la educación para madres y niños.

Una de sus decisiones controversiales, pero lógicas dentro de ese margen de tiempo, fue su activa participación en comités sionistas para “establecer un hogar judío dentro de Palestina”.

La invención que le dio fama a Berliner –el gramófono y los discos para reproducción de sonidos- fue un proceso largo de prueba y error. Primero decidió trabajar con el método de grabar las vibraciones de la voz desarrollado por Leon Scott en 1850 para terapia del lenguaje. Se hacía una gráfica de la voz a través de la vibración de un diafragma conectado a una pequeña brocha. Hasta ese momento, más de 50 años después a nadie se le había ocurrido hacer lo opuesto: reproducir la voz o los sonidos usando estas “gráficas”. Berliner trabajó con varias substancias en donde se pudiera dibujar o hacer relieves diminutos con estas gráficas, después de años de pruebas logro buenos resultados con un disco de zinc, barnizado después de la grabación. Este disco podía insertarse en una mesa giratoria y el sonido se reproducía usando una pluma metálica. Los discos se hicieron de varios materiales incluyendo hule y cerámica. 

 

Berliner vendió licencias para producir los gramófonos y los discos en varios lugares del mundo. Este fue el inicio de la industria del disco que trajo consigo el fin de música reservada para una élite y la diseminación y proliferación de los géneros musicales.

Otro “descubrimiento” de Berliner fue el dibujo de Francis Barraud de su propio perro Nipper oyendo un gramófono. Berliner lo compró los derechos a Barraud para usarlo como emblema de su marca, sin embargo no puedo usarlo por una tardanza de la oficina de derechos, así es que lo cedió a la oficina de Montreal que lo usó en un catálogo RCA  Victor con el slogan “La voz de su amo” conocido en el mundo entero. 

Emile Berliner murió el 3 de agosto de 1929. En una carta del año anterior a su esposa dijo: “Cuando me vaya no quiero un funeral costoso. Los funerales complicados son un desperdicio criminal de dinero. (…) Dona un poco de dinero a las madres pobres y a sus bebés y entiérrame al atardecer. Estoy orgulloso de haber vivido en los Estados Unidos y haber podido decir a mis hijos y a mis nietos que se debe luchar, sobre todo, por la paz interior”. A los 79 años, dejando un legado de invenciones y siendo un orgullo para sus dos naciones. 

Enlaces de interés

Créditos

  • Texto: Lucy Virgen
  • Ilustración: Omar López Cárdenas

​CGTI - Unidad de Desarrollo de Procedimientos y Apoyo a los Sistemas de Gestión

Fecha de publicación: 
Miércoles 20 de Mayo de 2015
Compartir en Google Plus