Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

1 de junio de 1926 - Nace la actriz Marilyn Monroe (90 aniversario)

90 aniversario del nacimiento de Marilyn Monroe. articulo conmemorativo

Considerada el mito erótico femenino más importante del siglo XX, al igual que un poderoso ícono de la cultura pop que perdura hasta la actualidad, “The blonde bombshell”, como fue llamada en Hollywood, superó con creces a sus antecesoras, a Clara Bow, el símbolo sexual de los años veinte, a Jean Harlow en los treinta y a Rita Hayworth en los cuarenta. A partir de la década de los cincuenta nadie igualó su sex appeal ni la quitó de su pedestal después de una muerte prematura a los 36 años, que afianzó y engrandeció su leyenda.

Su ídolo y modelo a seguir, la también rubia platino Harlow, fallecida a los 26 años, tuvo una vida similar a la de ella: fue educada por cristianos, abandonó el colegio a los 16 años para casarse y lo hizo dos veces más, tuvo relaciones conflictivas con varios amantes, dedicó buena parte de su existencia a buscar a su padre, protegía a los animales abandonados, en su última película tuvo como pareja a Clark Gable; el psiquiatra le recetaba sedantes en abundancia y falleció de forma trágica. Pero Harlow no era tan bella y talentosa como la Monroe, una modelo, actriz y cantante que luchó en contra del estereotipo y sello de marca que le impuso la industria hollywoodense. Según uno de sus más acuciosos biógrafos, Donald Spoto (Marilyn Monroe: The Biography, 1993), fue una mujer inteligente y compleja; rebelde y autodestructiva, que intentó superarse constantemente y era adicta al alcohol y a los barbitúricos. Fue alumna del famoso Actor’s Studio, leyó a Whitman, Joyce, Beckett, Flaubert, Kerouac, Dostoievski y Steinbeck, y buscó una fallida legitimación intelectual al casarse con el dramaturgo Arthur Miller.

Participó en 32 películas en las que tuvo 16 actuaciones secundarias y 15 protagónicas. Su primer papel fue una breve aparición en Dangerous Years (1947), olvidable cinta de bajo presupuesto, y su última aparición fue en la inacabada Something’s Got to Give (1962), una comedia con Dean Martin de la que se conservan 37 minutos. Entre sus interpretaciones secundarias destacan tres filmes, dos de 1950, el noir, La jungla de asfalto (Asphalt Jungle, 1950), y La malvada (All About Eve, 1950) un magistral relato sobre el mundo del teatro, el poder y la ambición, y uno de 1952, la deliciosa y disparatada comedia Vitaminas para el amor (Monkey Business, 1952). Como intérprete principal otro realizador talentoso, Billy Wilder, la dirigió en dos de sus mejores películas en las que aparece más suculenta, sensual y luminosa que nunca. La primera fue la comedia de enredos La comezón del séptimo año (The Seven Year Itch, 1955), su personaje “The Girl”  la inmortalizó con la famosa escena en que viste una falda blanca que se levanta al caminar sobre un respiradero del metro de Nueva York. La segunda fue una farsa magistral cínica y romántica, mezcla de screwball, slapstick, musical y cine de gángsters, Una Eva y dos Adanes (Some Like It Hot, 1959), con la que ganó un Globo de Oro a la mejor actriz en comedia o musical por su personaje de Sugar Kane Kowalczyk. Su último largometraje también marcó el final de la carrera de Clark Gable y Montgomery Clift, otros dos mitos cinematográficos que la acompañaron en Los inadaptados (The Misfits, 1961), excelente drama existencial y western crepuscular dirigido por John Huston quien declaró: “Marilyn excavó dentro de sus propias experiencias personales para sacar a la superficie algo único y extraordinario. No tenía técnica de actuación. Era todo verdad, era solo ella” - citado por el biógrafo Anthony Summers en Goddess: The Secret Lives of Marilyn Monroe  (1985)-.

Los intentos por recrear su vida o partes de ésta en varios biopics han sido fallidos por distintos motivos, como las producciones baratas y los abordajes sensacionalistas que se regodean en su infancia tortuosa y en sus aventuras amorosas, pero sobre todo por la incapacidad de las actrices para representar una imagen icónica tan potente y única. La primera tentativa es una película de bajo presupuesto, Goodbye, Norma Jean (1976), protagonizada por la impresentable Misty Rowe, y la última es una coproducción con mucho acento británico y una cuidada actuación de Michelle Williams, Mi semana con Marilyn (My Week With Marilyn, 2011), que relata en tono de comedia las peripecias del rodaje de El príncipe y la corista (The Prince and the Showgirl, 1957). También se han realizado miniseries de televisión olvidables aunque curiosas como Norma Jean and Marilyn (1996), interpretada por Ashley Judd (Norma Jean) y Mira Sorvino (Marilyn). En ese formato destaca Blonde (2001), que contextualiza y humaniza al personaje actuado por Poppy Montgomery, y The Secret Life Of Marilyn Monroe (2015), la cual centra buena parte de su duración en la conflictiva relación de Marilyn (Kelli Garner) con una madre perturbada por causa de una esquizofrenia paranoide.

Se han escrito una gran cantidad de libros sobre su vida entre los que resaltan las aproximaciones más documentadas y serias, el mejor es el trabajo de Donald Spoto, que contiene 150 entrevistas y considera diversos documentos de la diva como diarios y cartas. Otros destacables son el del mencionado Summers, el de J. Randy Taraborrelli, The Secret Life of Marilyn Monroe (2009), y dos visiones femeninas, la de Barbara Leaming en Marilyn (1998), y la de Joyce Carol Oates en su monumental versión novelizada Blonde (2000) Mención aparte merece el trabajo del multifacético Norman Mailer, Marilyn (1973), en el cual defiende la teoría de la conspiración relativa a que la actriz no murió de una sobredosis de barbitúricos, sino que fue asesinada por causa de sus amoríos con John F. Kennedy y su hermano Robert. Además, para los fanáticos es indispensable y muy disfrutable conocer la antología Marilyn Monroe: Fragmentos (Seix Barral, 2010), compuesta de textos inéditos de la estrella escritos entre 1943 y 1962. A través de pensamientos y poemas revelan a un ser humano sensible, creativo, irónico y atormentado. Los siguientes cinco ejemplos son muestra de ello:

-“En Hollywood te pagan mil dólares por un beso y cincuenta centavos por tu alma”.

-“Ninguna mujer debe olvidar nunca que ella no necesita a nadie que no la necesite a ella”.

-“El sexo forma parte de la naturaleza, y yo me llevo de maravilla con la naturaleza”.

-“Socorro, socorro. / Socorro. / Siento que la vida se me acerca cuando lo único que quiero es morir. / Grito - empezaste y terminaste en el aire pero ¿qué hubo en medio?” (1961).

-"Vida - / soy de tus dos direcciones / De algún modo permaneciendo colgada hacia abajo / casi siempre / pero fuerte como una telaraña al / Viento - existo más con la escarcha fría resplandeciente. / Pero mis rayos con abalorios son del color / que he visto en un cuadro -ah vida / te han engañado".

Enlaces de interés

Créditos

  • Texto: Juan Carlos Vargas Maldonado, profesor e investigador de la Universidad de Guadalajara, ha publicado varios libros sobre cine, es fanático irredento y orgulloso de Marilyn Monroe.
  • Ilustración: Omar López Cárdenas.

CGTI - Unidad de Desarrollo de Procedimientos y Apoyo a los Sistemas de Gestión

Fecha de publicación: 
Miércoles 01 de Junio de 2016
Compartir en Google Plus