Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

10 de mayo - Día de la madre en México

Dedicamos este articulo a todas las mamas en especial a las universitarias

“He trabajado en cargos de alto nivel y mucho estrés. Nada se compara con la maternidad. Cuidar hijos es la actividad más agotadora que he hecho en mi vida.
¿Por qué cuesta tanto?, ¿por qué es tan cansado? Porque todo el tiempo te estás viendo a ti misma, todas tus deficiencias, tu violencia, tu dolor. Te enfrenta a tus verdaderos recursos. Materiales y personales. Toda tu estructura emocional, de valores y creencias se ve cuestionada por el muy trillado y cursi lugar común de que tu hijo es tu espejo. Y es cierto. ¿Y el lado lindo de la historia? Tal vez lo encuentres cuando el nene tenga 35 años y no sea un asesino serial. En ese momento podrás pensar que, hasta eso, no lo hiciste tan mal”.

La escritora y editora Graciela Martínez Corona escribió en la revista Nexos, de forma concreta lo que todas las madres experimentamos día a día de manera mucho menos articulada. Aún las mujeres que somos madres por decisión propia, vivimos con la angustia no estar capacitadas para una función que tiene una estatura mística en la sociedad. Esa es una de las razones por las que nos gusta celebrar el Día de la Madre –equivalente social a una palmada en la espalda o una estrellita en la frente- es la confirmación, un día al año, de ser buena madre, sin esperar a que nuestros hijos tengan 35 años y estén fuera del sistema penitenciario.

El Día dela Madre es una celebración casi sagrada en México que incluye desde demostraciones almibaradas aderezadas con una canción de Denisse de Kalafe, hasta reuniones alegres con abundancia de flores. Con tantas diferentes formas de celebrarlo –no necesariamente consumistas, ni cursis- no suele haber grupos en contra de la celebración. Pero su inicio fue una controversia.

Según la historia que se repiten en la televisión, el origen fue una iniciativa del periodista y director del periódico Excelsior, Rafael Alducín en 1922. A través de este diario -uno de los pocos con circulación nacional en ese momento- apoyó con extensos artículos, concursos y premios la propuesta de José Vasconcelos, entonces Secretario de Educación de dedicar un día a la madre. A la propuesta se unieron el Episcopado mexicano, la Cruz Roja y muchas instituciones más.

En el México de los años veinte, y en toda América Latina, había un ideal de familia heterosexual, patriarcal con reproducción legítima y monógama que era impulsado por la iglesia católica y las clases altas. Sin embargo la vida familiar en general y en especial de las clases más bajas no se ajustaba a este ideal, por lo que es más que posible que fuera necesario un empujón mediático que enalteciera de la figura materna y la marginalizara de las mujeres que, por muy mala suerte o alguna perversa razón, no siguieran este camino.

Según la investigadora de estudios de género, Marta Acevedo, la iniciativa de Excelsior fue una reacción directa a un movimiento feminista gestado en Yucatán, entonces con la gubernatura de Felipe Carrillo Puerto. Allí, en un estado pionero en políticas feministas con la primera candidata a un cargo de elección popular- se empezaron a organizar desde 1916, grupos interesados en la planificación familiar inspirados en los textos de Margaret Sanger –enfermera pionera la planificación en Estados Unidos-. En 1922 ya tenían una oficina estatal dedicada a la planificación familiar. Se apoyaba la maternidad como una opción no una obligación y se daban conferencias a toda la población sobre profilaxis, enfermedades venéreas, temas jurídicos y se discutían los beneficios del amor libre sobre el matrimonio convencional. En 1917, en este estado se expidió la Ley de Relaciones Familiares que establecía la igualdad entre los cónyuges, quienes debían decidir en común acuerdo la educación de los hijos y la administración de los bienes familiares; asimismo, se reconocieron los derechos de las casadas a disponer de sus bienes y se legalizó el divorcio. En el México de los años veinte éstas no solo eran propuestas y leyes revolucionarias sino un anatema para el concepto de la familia ideal.

No se puede establecer una relación directa entre la iniciativa de Alducín y las propuestas yucatecas - pero los artículos de Excelsior atacaban directamente “las ideas extranjeras que quieren acabar con la moral del país” y se exaltaba la maternidad como un ideal. Con esta perspectiva se daban por ejemplo premios a “la madre más joven” idealizando el embarazo adolescente o a “la madre más prolífica”, práctica que continuó hasta finales de los sesenta cuando el gobierno mexicano lanzó las primeras campañas de planificación familiar.

 

Con la popularización de métodos anticonceptivos confiables, en la última mitad del siglo XX, la maternidad pasó –para la población en general- a ser una elección y no la consecuencia lógica e ineludible del matrimonio o incluso de la vida de una mujer. En 1960 la familia mexicana constaba de 6.8 hijos, en ese momento se empezó a repartir gratuitamente la píldora anticonceptiva; en el año 2000 había bajado a 2.2 hijos; tasa que se ha mantenido, según el INEGI hasta 2015.

Las celebraciones a la madre se originaron en la antigua Grecia con las fiestas en honor a Rhea, diosa de la fertilidad, que no sólo es la madre de Zeus sino que lo protegió de ser devorado por su padre Cronos.

En los Estados Unidos de América la celebración tuvo su origen en una sola persona Ana Jarvis que en 1905 convenció a maestros, religiosos, políticos, abogados y otras personalidades para promover una fecha específica para honrar a las madres y así rendir tributo a su propia madre recientemente fallecida. Cinco años después las madres ya eran festejadas el segundo domingo de mayo en casi todos los estados de la Unión Americana. Más de 40 países alrededor del mundo destinan un día para la celebración aunque en diferentes fechas.

En 2016 con el concepto de la familia más abierto y realista que nunca, el festejo del día de la madre está menos relacionado con la maternidad biológica y más con el ejercicio de la función materna extendiéndose así a mujeres que cuidan y protegen a otros. Este 10 de mayo demuestre su aprecio a la o las, que han tenido este papel en su vida; repita lo agradecido que está y lo bien que ha cumplido con el papel. Es todo lo que las madres necesitamos saber.

Enlaces relacionados

Créditos

  • Texto: Lucy Virgen. 
  • Ilustración: Marco Sierra.

​CGTI - Unidad de Desarrollo de Procedimientos y Apoyo a los Sistemas de Gestión.

Fecha de publicación: 
Martes 10 de Mayo de 2016
Compartir en Google Plus