Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

19 de junio - Día del padre en México

Clic en la ilustracion del león con sus cachorros para abrir el artículo dedicado al Día del Padre

El Día del Padre celebra los lazos entre padres e hijos y la influencia de los padres en la sociedad; su celebración en muchos países del mundo es en diferentes fechas, casi todas entre marzo y junio. Por ejemplo en Italia la celebración al padre tiene una raíz católica, derivada de la celebración del  día de San José, el 19 de marzo.  Otra celebración con raíces religiosas es la de Irán, donde se celebra el día 13 del Rajab – determinado por  el calendario islámico que es lunar y  que en el 2016 fue el miércoles 20 de abril; ahí se reúne la celebración del primer Imán Shiita Alí, la masculinidad y el día del padre.

En Alemania el día del padre, también de origen religioso, coincide con la celebración de la ascensión del Señor, cuarenta días después del Domingo de Resurrección. Al día del padre en Alemania también se le llama Herrentag o Día de los hombres, y la costumbre manda que grupos de hombres adultos paseen por el bosque arrastrando un vagoncito lleno de bebidas alcohólicas. Una vez vacío, es posible que el vagoncito sirva para transportar a los hombres que más tomaron o simplemente están cansados.

En Israel, el día del padre se celebra junto con el Día del Trabajo, tal vez reconociendo que la paternidad es un trabajo de tiempo completo. En Francia, el día del padre se introdujo en 1949 por Marcel Quercia, fabricante de encendedores Flammaire quien promovía sus productos con el eslogan “Nuestros padres nos dicen que en su día, todos quieren un Flammaire”. Lo que no sabemos si querían usarlo para encender un cigarro Gitane o para prender fuego a la corbata recibida en año anterior.

En Rusia, se continúa la tradición de la Unión Soviética de celebrar el Día de los Defensores de la Patria y en un derroche de testosterona, se le llama “día de los hombres” y de paso se celebra a los padres. En Argentina, el Día del padre se celebra el tercer domingo de junio, aunque ha habido varios intentos por cambiar la fecha al 24 de agosto, en un afán de transferencia freudiana, para conmemorar el día en que “El padre de la naciónJosé de San Martín se volvió padre.

En México, cómo en la mayoría de países del mundo, el día del padre se celebra cada tercer domingo de junio. No lo sentimos como un día patriótico, ni religioso, ni cargado de hormonas. Lo celebramos con relativa tranquilidad y con mucha menos intensidad que el día de la madre. Cómo es domingo, suele ser un día que se pasa en familia, y se festeja a los padres con alguna comida especial, regalos y la posibilidad de descansar o hacer alguna actividad lúdica como ver o jugar futbol y disfrutar una comida dominguera.

Como toda celebración dedicada a una persona o actividad en particular, el día del padre nos da un espacio para que pensemos que es para nosotros la paternidad, ya sea como hijos, o especialmente, como padres.  

Ser padre de familia

Aunque el sólo hecho de tener un hijo nos califica para ser celebrados el día del padre, lo mejor de ser papá son los otros 364 días, la experiencia cotidiana del disfrute y a veces sufrimiento de tan honroso título.  
Entre tantas cosas que significa ser papá, una de las mejores es el poder ser una inspiración para los hijos. Esto es, ser alguien con méritos suficientes como para que otros, y tus hijos en especial, quieran hacer lo que haces, y hacerlo aún mejor.

He pensado mucho en esto, especialmente desde que mi hija cumplió los tres años. Cuando se despertó en ella la clara idea de que era su propia persona, y a mí me quedó claro que yo debía hacer todo lo que pudiera para que esa persona, distinta a mí, se desarrollara de la mejor forma posible.  Creo que no hay un solo acto, que por sí mismo sea inspirador, aunque al recontar nuestra historia infantil, haya momentos clave que queden grabados intensamente en nuestra memoria. Los niños pequeños, son muy observadores de todo lo que hacemos los padres, especialmente los actos de la vida cotidiana, de tal forma que lo mejor que podemos hacer es ser consistentes, honestos, amar a nuestra pareja e hijos, pasar el más tiempo que podamos y reírnos con ellos lo más posible.

Cuando mi hija tenia once años, en la siguiente etapa de desarrollo que lleva a la adolescencia, me decía que recordaba bien lo que hacíamos cuando ella “era chica” y sus recuerdos más gratos eran de cuando jugábamos juntos, leíamos juntos -un libro en especial que lo traducía yo al vuelo y cuando se me iba alguna palabra, ella me corregía- cocinábamos -ella era experta en los pasteles de lodo-, alimentábamos a los patos en el parque y toda clase de cosas simples y divertidas.  Sé que estas actividades simples y cotidianas le dieron un sentido de responsabilidad, una ética del trabajo, el valor de la diversión, la aceptación de otros, las herramientas para el debate y el intercambio de ideas, ser creativa y a su vez inspirar a otros.

Hoy veo esas semillas ya hechas brote a sus 16 años, cada vez más su propia persona y cada vez más una fuente de inspiración para mí ¡Díganme si la paternidad no es un regalo de todo el año!

 

 

Enlaces de interés

Créditos

  • Texto: Luis Villa - Ingeniero especialista en video de alta velocidad, emprendedor egresado de la UdeG y abnegado padre.
  • Ilustración: Marco Sierra

​CGTI - Unidad de Desarrollo de Procedimientos y Apoyo a los Sistemas de Gestión.

Fecha de publicación: 
Domingo 19 de Junio de 2016
Compartir en Google Plus