Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

Fernando del Paso - Premio de Literatura en Lengua Castellana “Miguel de Cervantes” 2015 - 23 de abril de 2016

Dr. Honoris Causa y Director de la Biblioteca Iberoamerica "Octavio Paz"

Fernando del Paso recibiendo el premio Cervantes 2015 de manos del Rey Felipe VI

Fernando Del Paso, el español en la sangre

Me cuentan que lloré un poco y ¡oh, maravilla!, lloré en castellano: y es que desde hace 81 años y 22 días, cuando lloro, lloro en castellano; cuando me río, incluso a carcajadas, me río en castellano, y cuando bostezo, toso y estornudo, bostezo, toso y estornudo en castellano. Eso no es todo: también hablo, leo y escribo en castellano”.

Así, en su discurso pronunciado al recibir el Premio de Literatura en Lengua Castellana “Miguel de Cervantes” —autor con quien tiene similitudes, según señalaron los oradores de la ceremonia—, Fernando del Paso reiteró ante los presentes en el paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares, en Madrid, España, su amor por esta lengua.

Pero tampoco desaprovechó la oportunidad para denunciar el renacimiento del estado totalitario en México y el clima de violencia e impunidad que azota a la población.

Las cosas no han cambiado en México sino para empeorar, continúan los atracos, las extorsiones, los secuestros, las desapariciones, los feminicidios, la discriminación, los abusos de poder, la corrupción, la impunidad y el cinismo. Criticar a mi país en un país extranjero me da vergüenza. Pues bien, me trago esa vergüenza y aprovecho este foro internacional para denunciar a los cuatro vientos la aprobación en el Estado de México de la bautizada como ‘Ley Atenco’, una ley opresora que habilita a la policía a apresar e incluso a disparar en manifestaciones y reuniones públicas a quienes atenten, según su criterio, contra la seguridad, el orden público, la integridad, la vida y los bienes, tanto públicos como de las personas.

Subrayo: es a criterio de la autoridad, no necesariamente presente, que se permite tal medida extrema. Esto pareciera tan solo el principio de un estado totalitario que no podemos permitir. No denunciarlo, eso sí que me daría aún más vergüenza”.

Fernando del Paso (Ciudad de México, 1 de abril de 1935), quien ha sufrido dos infartos cerebrales, no solo lució repuesto, sino vigoroso. El Premio representó para él una transfusión de felicidad.  Así lo reflejó en su discurso, contundente e intrépido. Se presentó luciendo un sobrio traje negro, pero para no perder ese toque que lo caracteriza, usó una corbata con franjas rojas y amarillas.

Desde el sábado 23 de abril de 2016, el nombre del Doctor Honoris Causa por la Universidad de Guadalajara, Fernando del Paso, se unió a la pléyade de 41 autores distinguidos como los mejores de la lengua castellana, junto a otros cinco mexicanos ilustres: Octavio Paz, Carlos Fuentes, Sergio Pitol, José Emilio Pacheco y Elena Poniatowska.

Fernando del Paso recibe el aplauso de pie el día de la entrega del premioLa entrega

José Pascual Marco Martínez, director general de Política e Industrias Culturales y del Libro, leyó el acta del jurado del Premio Cervantes, y especificó que este galardón se le otorga a Fernando del Paso “por su aportación al desarrollo de la novela aunando tradición y modernidad, como hizo Cervantes en su momento. Sus novelas, llenas de riesgos, recrean episodios de la historia de México haciéndolos universales”.

Acto seguido, Fernando del Paso recibió el premio de manos del Rey Felipe VI, quien le colocó la medalla y le entregó la escultura del artista Julio López. Del Paso la levantó para mostrarla al público con una sonrisa. Conmovida, lo observaba su esposa Socorro, mientras él agradecía con sus dos manos y la catarata de aplausos ensordecía el salón.

Luego de dedicar el Premio Cervantes a sus padres Fernando del Paso Carrara e Irene Alicia Morante Benevendo, y el discurso a la agente literaria catalana Carmen Balcells y los poetas mexicanos Hugo Gutiérrez Vega y José Emilio Pacheco —los tres recientemente fallecidos—, relató la forma en que fue notificado de que era el ganador del Cervantes —“La del alba sería, cuando timbró el teléfono de mi casa, y yo pensé que si no era una tragedia la que me iban a anunciar (…). Era mi hija Paulina, quien desde Los Cabos, Baja California, me anunciaba haberse enterado que me habían otorgado ese premio…”—; después habló sobre la situación que vive México, la cual, consideró, no ha cambiado desde que en marzo de 2015 pronunció en Mérida un discurso al respecto, al recibir el Premio José Emilio Pacheco a la Excelencia Literaria y soltó el relámpago de su crítica. 

Su vida, su obra y sus motivos

En su discurso, Fernando del Paso especificó que Pancho y Ramona, el Príncipe Valiente, Lorenzo y Pepita, Tarzán y Mandrake, fueron sus primeros personajes favoritos. Para no esperar a que su padre le leyera aquellas historietas, aprendió a leer él mismo.

Por ser zurdo, en la escuela católica donde lo inscribieron  recibía “reglazos en la mano izquierda” por no escribir con la derecha, “sin obtener su objetivo: no soy ambidextro, soy ambisiniestro”, bromeó arrancando risas del público.

Y habló sobre su amor a la obra de Cervantes: “Fue en la casa de mi tío donde me enfrenté con don Quijote en desigual y descomunal batalla: él, las más de las veces, jinete en Rocinante o a horcajadas en Clavileño, y yo, en miserable situación pedestre. No obstante, mi Señor y Sancho Panza estaban ilustrados por Gustave Doré y eso me sirvió de báculo. Salí de su lectura muy enriquecido y muy contento de haber aprendido que la literatura y el humor podían hacer buenas migas. De esto colegí que también los discursos y el humor podían llevarse”.

Su aventura en la literatura siguió por la ruta trazada por escritores como Pérez Galdós, Ramón Menéndez Pidal, Ramón Gómez de la Serna, Ramón María del Valle Inclán, Antonio y Manuel Machado, Rafael Alberti, Gabriel Miró, James Joyce, William Faulkner, John Dos Passos, Erskine Caldwell, Julien Green, Marcel Schwob, los españoles Rafael Sánchez Ferlosio, Juan José Armas Marcelo, Juan Marsé, los hermanos Goytisolo, Fernando Savater, Camilo José Cela, Javier Marías y Arturo Pérez-Reverte. Pero quien detonó toda su vocación literaria fue el poeta Miguel Hernández, autor de El rayo que no cesa

Recuerdo que hace algunos años en una universidad francesa, cuando comencé a dar una lista de los escritores que según yo me habían influido, una persona del público señaló que yo no había mencionado a ningún escritor español y me dijo que cómo era posible. Yo le contesté: los españoles no me han influido, a los españoles los traigo en la sangre”.

Agregó a la enumeración aquellos latinoamericanos que son parte de sus lecturas y de su vida, como Borges, Onetti, Carpentier, Lezama Lima, Cortázar, Asturias, Vargas Llosa, García Márquez, Neruda, Huidobro, Gallegos, Guimarães Rosa y César Vallejo, y entre los mexicanos Juan Rulfo, Octavio Paz, Carlos Fuentes, Mariano Azuela, Martín Luis Guzmán, sin olvidar a Fernández de Lizardi. “Y a nuestra amada monja Sor Juana Inés de la Cruz”.

José Trigo, lo describió como “un libro reflejo de mi obsesión por el lenguaje, mi fascinación por la mitología náhuatl y que obedecía a tantos otros propósitos, que lo transformaron casi en un despropósito”.

De Palinuro de México, dijo que se trata de “una especie de autobiografía inventada, una recreación literaria de mi vida como niño y adolescente, conjugada en varios tiempos verbales: lo que fui, lo que yo creí que era, lo que no fui, lo que hubiera sido, lo que sería”.
Respecto a Noticias del Imperio, la novela sobre los emperadores de México Maximiliano y Carlota, manifestó que se propuso “darle a la documentación el papel de la tortuga y a la imaginación el de Aquiles”.

Y abundó: “Desde muy peque (sic), el melodrama de estos dos personajes, el saber que habíamos tenido en México un emperador austriaco de largas barbas rubias al que fusilamos en la ciudad de Querétaro y una emperatriz belga que vivió, loca, hasta 1927, cuando Lindbergh cruzó el Atlántico en avión, me había fascinado. Por supuesto, en cuanto ganó Aquiles, la novela quedó terminada”.

Uno de los sueños que le restan, dijo, es que su obra de teatro La muerte se va a Granada, sobre el asesinato de Federico García Lorca, sea montada en España algún día. Asimismo se refirió, con humor, a los dos infartos cerebrales que sufrió y a sus quince experiencias en los quirófanos. “Yo a España voy así sea en camilla de propulsión a chorro o en avión de ruedas”, bromeó entre risas del público.

Pero  no vine aquí para contar mi vida y mis obras, ni para comentar mis penas. Tampoco a hablar de las guinguingas de nadie, ni siquiera de las de don Quijote, aturdidas y compungidas como debieron estar, tras tantas tan tremendas tundas que le propinaron durante su azarosa profesión caballeril. Vine y estoy aquí hoy, 23 de abril de 2016, en el que se conmemora el aniversario número 400 de la muerte de Miguel de Cervantes Saavedra, discurso en ristre y con los colores de España en el pecho, muy cerca del corazón, para agradecer a sus majestades los Reyes de España Felipe VI y doña Letizia, por su muy generosa hospitalidad; por su hospitalidad también a la ciudad de Alcalá de Henares, a su Alcalde, y al Rector de esta Universidad; al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte así como al Instituto Cervantes; al jurado del Premio Cervantes por su decisión, riesgosa diría yo, en la medida en que juzgó como tal a mi literatura”.

Y cerró así, mostrando a todos el corazón:   “Agradezco también a mis amigos y familiares presentes, a mi mujer Socorro y a mis hijos: Fernando que descanse en paz, a Alejandro, Adriana y Paulina el gran apoyo que me han dado toda la vida. Socorro, perdóname si alguna vez te hice daño: te pido perdón en público. Asimismo y profundamente a la Providencia, a la casualidad o a la causalidad el haberme hecho súbdito de la lengua española, de la lengua castellana, a mi país México y a mis padres por haberme dado este lenguaje y sobre todo, gracias a ti, España, mil gracias… Por cierto, también sueño en español. Vale”.

El rey Felipe VI de España dirigiendo unas palabras para Fernando del Paso MoranteUn orfebre de la lengua española

Además de haber declarado su amor por el idioma español, Fernando del Paso ha  honrado de la mejor manera esta lengua, haciendo que brille en sus libros con la pericia de un orfebre capaz de sacar el mejor partido a los metales preciosos, señaló el Rey de España Felipe VI, en su discurso de entrega del Premio de Literatura en Lengua Castellana Miguel de Cervantes al también Maestro emérito de la UdeG.

Agregó que en pocos literatos se demuestra como en Fernando del Paso la conciencia de vivir en el idioma, en el español, una herramienta de trabajo que él siempre ha agradecido haber recibido para expresarse como creador.

Fernando del Paso, como Cervantes, ha cultivado varios géneros literarios: la novela, con libros como José Trigo, Palinuro de México y Noticias del Imperio; el ensayo, con títulos como Bajo la sombra de la Historia: ensayos sobre el Islam y el judaísmo; la poesía, con creaciones como Sonetos de lo diario, o PoeMar; y el teatro, con piezas como La muerte se va a Granada, así como otras diversas formas de literatura para niños, como Paleta de diez colores”, indicó el Rey Felipe VI.

Añadió que México es la nación con mayor número de hispanohablantes. Dijo que a ambos países los unen el idioma común y las relaciones editoriales. Recordó que esta “maravillosa lengua” la hablan más de 500 millones de personas,  y es tan rica por “su capacidad de continua transformación, en un mestizaje permanente”.

Describió a Fernando del Paso como un autor agradecido, no sólo con quienes le abrieron nuevas sendas en la creación literaria —como Juan Rulfo—, sino con aquel cuyas obras le han acompañado desde que era un niño: Miguel de Cervantes.

En su libro Viaje alrededor de El Quijote, Del Paso describe la fascinación que sintió al leer por vez primera este libro inmortal, lectura a la que vuelve una y otra vez, al principio por curiosidad. Una curiosidad que se convirtió en amor, y un amor que, según sus propias palabras, se volvió obsesión. Terminaba su circunnavegación a la obra cervantina deseando que el tiempo ‘le diese tintero’ para volver a escribir sobre don Quijote. Pues bien, felizmente el tiempo le ha dado tintero a él, y a nosotros nos ha dado la oportunidad de escuchar precisamente hoy, 23 de abril, en el paraninfo de la Universidad de Alcalá, las palabras de Fernando del Paso sobre Cervantes y El Quijote, como expresión del amor que siente por el libro y por su creador. Muchas gracias, Fernando del Paso, por todo lo que su obra nos aporta, nos deleita e interroga, y por su testimonio de amor a una lengua y a una tradición literaria que hoy honramos”, concluyó el Rey de España.

Fernando del Paso agradece con una sonrisa al rey de España en la ceremonia de entrega del premio.“Tres monumentos literarios”

Al arranque de la ceremonia en la conmemoración del cuarto centenario de la muerte de Miguel de Cervantes, el ministro de Educación, Cultura y Deporte de España, Íñigo Méndez de Vigo, dijo que Del Paso es un digno miembro de la estirpe cervantina, tan riguroso como irónico, y forjador de novelas totales y ajenas a los encasillamientos.

Relató que la vocación literaria de Del Paso se consolidó en el Centro Mexicano de Escritores, donde recibió las lecciones y la amistad de Juan José Arreola y Juan Rulfo. Luego, en 1965, gracias al magisterio de los autores mencionados y a una beca del Centro Mexicano de Escritores, Del Paso comenzó a escribir José Trigo (1966), la primera de sus novelas, a la que seguirían Palinuro de México en 1977, y Noticias del Imperio en 1987. A estas obras, Méndez de Vigo las calificó como “tres monumentos literarios mexicanos”.

Al referirse a Noticias del Imperio —novela que concluye su trilogía capital—   el ministro Méndez citó a Pablo Raphael para afirmar que esta obra “no es sólo nuestro Quijote, sino la novela que mejor ha entendido los puentes y vacíos que existen entre los dos hemisferios”.

Y concluyó: “Si algo ejemplifica su obra y su vida es la siguiente enseñanza: cuando los días son demasiado largos para las pocas cosas que en ellos suceden, cuando la vida se nos descubre como una derrota anunciada, cuando nos invaden momentos de desaliento, desasosiego e incluso desesperación, cuando nos topamos con muros que impiden toda salida, siempre, siempre —nos enseñan don Fernando y don Miguel— queda un bálsamo reparador que nos consuela como una caricia acogedora, como una luz en la oscuridad, como la respuesta viva que da sentido a nuestra existencia: para Cervantes como para Del Paso, como para muchos otros seres anónimos, ese cachito de esperanza se llama literatura”.

Un honor para la Universidad de Guadalajara

El Rector General de la Universidad de Guadalajara, Itzcóatl Tonatiuh Bravo Padilla, quien estuvo presente en la ceremonia, expresó que es un honor que obtenga tal premio un miembro de la comunidad universitaria, como es Fernando del Paso, director de la Biblioteca Iberoamericana Octavio Paz.

Anticipó que esta Casa de Estudio le ofrecerá a Del Paso una bienvenida a la ciudad,  y que ahora el homenaje a este escritor será permanente. Apuntó, asimismo, que la Universidad de Alcalá de Henares, donde se entregó el premio, es una institución cercana y amiga a esta Casa de Estudio.

Créditos

Articulo por Julio Ríos
Fotos: EFE
Publicado originalmente en La Gaceta de la Universidad de Guadalajara No. 876  - 25 de abril de 2016

Fecha de publicación: 
Sábado 23 de Abril de 2016
Compartir en Google Plus