Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

12 de abril de 1961 - Yuri Gagarin se convierte en el primer cosmonauta

Articulo en el aniversario del primer viaje espacial tripulado por una persona

El período histórico conocido como la Guerra Fría fue el escenario del inicio de la carrera espacial que enfrentó a las dos potencias del mundo, EE.UU. y URSS, para conseguir la conquista del espacio. En el año 1955 las dos naciones hicieron públicos sus proyectos de poner en órbita satélites espaciales y, de esta manera, conmemorar en 1957 el Año Geofísico Internacional.

Cumpliendo su promesa,  el 3 de octubre de 1957 los soviéticos fueron los primeros en poner en órbita un satélite artificial – el Sputnik I – , y un mes después a la perra Laika que sería el primer ser vivo en un vuelo espacial. Entusiasmada con estos éxitos, la Unión Soviética se propuso dar el siguiente paso decisivo: poner a un hombre en el espacio.

Para esta importante misión hubo miles de voluntarios, además de los científicos y militares, activistas de diferentes causas y presos condenados a muerte dieron un paso al frente para ocupar ese lugar. Cuando se abrió una convocatoria, se invitaron a 2 mil personas de las que solo fueron elegidos 200 candidatos; un grupo que se redujo a un listado con 20 finalistas. Al final del proceso de selección solo quedaron dos: los pilotos rusos Guerman Titov y Yuri Gagarin. Ambos eran los mejores, sin embargo las autoridades rusas eligieron a Yuri Gagarin gracias a su procedencia – Gagarin era hijo de padres campesinos, mientras Titov lo era de un profesor –. Los soviéticos querían que todo el mundo conociera el poder del proletario.

La misión de Gagarin la llevaría a cabo a bordo del cohete espacial Vostok I – que significa en español, “Oriente 1” –, y que tenía una cabina esférica que pesaba 2.46 toneladas, con 2.3 metros de diámetro (más pequeño que un Volkswagen clásico) y un módulo de propulsión que usaría en el descenso. Yuri viajaría en una misión automática y solo tendría soporte vital, radio y un monitor de televisión; además de una ventanilla para ver hacia el exterior. La misión espacial tenía un 50 por ciento de probabilidades de éxito.

La misión sería el 12 de abril de 1961 y se  los preparativos del Vostok I, en espera con los dos cosmonautas. Yuri Gagarin tendría como suplente a German Titov, quien años después confesaría en entrevista que siempre mantuvo la esperanza de entrar en acción hasta que vio abordar a Yuri al cohete. Gagarin ingresó a la cápsula donde se ajustó los cinturones de seguridad, probó las comunicaciones y recibió el código de seguridad secreto en caso de que tuviera que desactivar el control automático. Cuando todo estuvo listo exclamó: “¡Poyacale!”; una expresión coloquial en ruso para decir “¡Vámonos!”. Los propulsores del Vostok I rugieron y a la señal comenzó su ascenso hasta los 315 kilómetros de altura. Lo habían logrado Yuri Alekséyevich Gagarin – de 27 años de edad –  era el primer hombre en el espacio.

Desde su ventanilla pudo observar el exterior y ver el blanco territorio siberiano; la vista era espectacular por lo que comentó a la radio: “El espacio es oscuro y la Tierra es azul”.

Su vuelo solo duraría 1 hora con 48 minutos y culminaría con su descenso. Los controles rusos detectaron un problema y observaron que la esfera de cabina no se había desprendido del propulsor, lo que podía ocasionar un incendio al entrar a la atmósfera terrestre. Yuri lo sabía y se preparó para llegar a salvo. Saldría expulsado de la cabina; nunca supo a qué altura abrió su paracaídas. Pero llegó a tierra, cerca de una granja en Rusia, en donde lo encontraron unos granjeros y entre ellos una anciana que le preguntó: “¿Vienes del espacio exterior?” a lo que pronto respondió sonriendo: “Ciertamente, sí. Pero no se alarme, soy soviético”.

La noticia se anunció al mundo: la misión había sido todo un éxito y dos días después fueron trasladados a Moscú, para recibirlo en la recepción de honor encabezado por el Jefe de Gobierno Nikita Jrushchov, quien lo haría uno de sus más cercanos colaboradores y que lo acompañaría en la gira triunfal por todas partes del mundo. Yuri Gagarin se convirtió en héroe y vocero del comunismo y de la Unión Soviética.

Yuri nunca volvió a viajar al espacio, aunque siempre quiso participar activamente en el programa espacial ruso. El cosmonauta fallecería siete años después en un accidente aéreo, a menos de un año de que el Apolo 11 tocara la superficie lunar. Neil Armstrong reconoció su inspiración por la misión del cosmonauta ruso: gracias a él, se aceleraron los esfuerzos para llegar al espacio.

En la 85ª sesión plenaria de la Asamblea de Naciones Unidas – que se realizó el 7 de abril de 2011 –  se aprobó el acuerdo en que se conmemorará el 12 de abril como el Día Internacional de los Vuelos Espaciales Tripulados. Esta resolución se  para conmemorar el 50 aniversario de la Noche de Yuri Gagarin como “el principio de la era espacial para la humanidad, reafirmando que la ciencia y la tecnología espaciales contribuyen de manera importante a alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible, a aumentar el bienestar de los Estados y los pueblos, y a asegurar que se vea cumplida su aspiración de reservar el espacio ultraterrestre para fines pacíficos”.

Perfil ilustrado de Yuri Gagarin con la capsula espacial del VOSTOK I

Créditos

  • Texto e imagen: Marco Sierra

CGTI - Unidad de Desarrollo de Procedimientos y Apoyo a los Sistemas de Gestión.

 

Fecha de publicación: 
Jueves 12 de Abril de 2018
Compartir en Google Plus