Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

21 de septiembre de 2019 - Día Internacional del Software Libre

21 de septiembre de 2019 - Día Internacional del Software Libre

Desde hace ya trece años el tercer sábado de septiembre se celebra el Día Internacional del Software Libre, más conocido como Software Freedom Day, promovido y coordinado por Software Freedom International, una organización sin ánimo de lucro que lleva divulgando y dando a conocer el software libre desde el 2004.

Su visión consiste en empoderar a todas las personas para que puedan conectarse, crear y compartir libremente en un mundo digital participativo, transparente y sostenible. Así pues, el principal objetivo de esta celebración es dar a conocer a toda la ciudadanía los beneficios de usar software libre de alta calidad en todos los ámbitos: educación, administración, hogar o a nivel profesional en la empresa.

Uno de los aspectos que se promueven en este día son las llamadas cuatro libertades del software libre; a saber:

1) Libertad para usar el programa para cualquier propósito y sin restricciones. (Libertad 0).
2) Libertad para estudiar cómo funciona el programa y adaptarlo a tus necesidades, para lo que es necesario disponer del código fuente. (Libertad 1).
3) Libertad para distribuir copias. (Libertad 2).
4) Libertad para mejorar el programa y hacer públicas las mejoras. (Libertad 3).

Además, se trata de difundir las principales ventajas que nos aporta el software libre, aunque sobre este punto los interlocutores del software propietario disienten en la mayoría de los rubros y muchas veces se da una discusión, a veces bizantina, más fundada en defender cada parte sus argumentos y poco centrada en el diálogo entre ambas posturas.

Algunas de las ventajas objetivas que se derivan del uso del software libre son:

● Independencia del fabricante del software; es decir, tenemos el control de la tecnología que usamos.
● Ahorro de costes, en parte derivados de la ausencia de costes de licenciamiento. Éste es uno de los puntos más discutidos, puesto que por lo general, se equipara el software libre con “gratuito”, y no es así, puesto que toda instalación de software tiene un coste asociado.
● Mayor seguridad y calidad del software, derivado de la publicación de su código que permite ser auditado. También es un punto bastante discutido.
● Desarrollo del sector local en tecnologías de información y comunicación. Conociendo el código las pequeñas y medianas empresas locales pueden competir por mejores condiciones.

Un elemento a considerar cuando se habla de software libre es la confusión respecto a que libre es sinónimo de gratuito (en parte debido a que en inglés el término para referirse al software libre es free software). No existe ninguna limitante a que un desarrollador tenga alguna ganancia por crear un programa, la venta de software libre está permitida (Stallman, 2004). Un desarrollador puede distribuir su software por medio de un pago, pero dicho programa debe cumplir mínimamente con los lineamientos mostrados anteriormente para ser considerado libre.

En definitiva, una buena iniciativa como la anterior que esperemos siga contribuyendo a fomentar el uso del software libre tanto por parte de los ciudadanos, como sobre todo por las distintas administraciones que, en muchas ocasiones, siguen utilizando software propietario heredado de épocas pasadas porque además les cuesta dar el salto al software libre. Es fundamental para el éxito del software libre, que haya empresas que lo desarrollen, ya que por un lado contribuyen a la mejora de proyectos y generan nuevos desarrollos.

Asimismo, presentan un especial interés en hacer a los programas de software libre más confiables y amigables para sus clientes y, por último, soportan y apoyan una importante cantidad de software de código abierto promoviendo su uso y expansión. A lo largo de la historia del software libre, una gran cantidad de empresas han participado en este tipo de proyectos, no solo pequeñas y medianas empresas, sino también trasnacionales como Sun Microsystems, IBM y SAP cuya presencia ha ido en aumento en los últimos años. Éstas han desarrollado una nueva estrategia de negocios para hacer frente a las condiciones que impone la creciente popularidad del software libre.

En México, el gran impulso al código abierto se generó a partir de la introducción del internet y de la proliferación del internet de banda ancha, debido a que éste es el canal principal de distribución de código e información. Los usuarios individuales empezaron a crear blogs y grupos de discusión nacionales para compartir experiencias, resolver dudas, dar a conocer noticias relacionadas con el software libre e intercambiar desarrollos de software, dando paso a la creación de varios grupos de programadores que estaban en contacto con comunidades de otros países.

Uno de los primeros grupos de usuarios en el país fue “La Cofradía Digital”, creado en 1989 por algunos de los principales desarrolladores de software libre nacionales (www.lacofradiadigital.org). Éste fue el primer esfuerzo ordenado de formar una comunidad de programadores que contara con un lugar de encuentro en internet, específicamente orientado a México.

A la par de la formación de comunidades, surgen los primeros esfuerzos por agrupar formalmente a los programadores individuales de todo el país. Es así, que en los primeros años de la década del 2000 surge dentro de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMEX) la Fundación de Software Libre de México (ya desaparecida), formada en julio de 2002 (www.fsl.org), que fue el primer intento proveniente de la comunidad de desarrolladores de crear una asociación que los representara. Estas dos colectividades, son consideradas los principales grupos que establecieron los primeros esfuerzos por crear grupos de intercambio y colaboración para el desarrollo de proyectos.

Para el subsector de software libre no existen indicadores que muestren las condiciones en que se encuentra tanto a nivel nacional como estatal; por lo general se agrupa en conjunto con las firmas que desarrollan, distribuyen y dan soporte al software propietario sin hacer una distinción respecto a la orientación o giro central de las empresas.

Por tal razón es aventurado establecer un nivel de comparación respecto a su concentración en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México (ZMCM) en relación con el resto del país. Pero realizando una extrapolación de lo que ocurre con el sector de las tecnologías de información y comunicación, es posible inferir que una proporción importante de empresas cuya principal actividad se encuentra relacionada con el software libre están asentadas en la ciudad, como es el caso de las firmas de software en general.

Créditos:
Texto: Alex Fuser
Ilustración: Francisco Javier Díaz de León Magaña

21 de septiembre de 2019 - Día Internacional del Software Libre

Fecha de publicación: 
Sábado 21 de Septiembre de 2019
Compartir en Google Plus