Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

21 de julio de 1990 – Se lleva a cabo el concierto "The Wall" en Berlín (25 aniversario)

Ilustración con elementos del concierto de 1990

The Wall - La celebración por la caída del muro.

 

Pocas cosas en la historia del siglo XX han tenido un simbolismo tan poderoso como la caída del Muro de Berlín. Aquel 9 de noviembre de 1989 se considera una especie de parteaguas: Derrumbaron el gigantesco muro de 45 kilómetros que dividía la ciudad en dos, y que tenía además otros 115 kilómetros que separaban a la RFA (República Federal Alemana) de la RDA (República Democrática Alemana). Así que el muro era la frontera estatal casi infranqueable -porque fue violada numerosas veces por intrépidos alemanes que no pocas veces perdieron la vida en el intento- entre la RDA y Berlín Occidental. Y su caída no solamente significó la unificación de un país separado artificialmente por la guerra, sino también la llamada muerte de las ideologías, el principio del colapso de la Unión Soviética y hasta dio origen a una extraña celebración entre los conservadores norteamericanos que comenzaron a llamar a esa fecha, de manera por demás interesada, “el día de la libertad mundial”.

No habían pasado ni nueve meses desde aquel acontecimiento cuando, el 21 de Julio de 1990, y por iniciativa del músico británico Roger Waters, se celebró un gigantesco concierto en la berlinesa Postdamer Platz, rehabilitada velozmente luego de la caída del muro: The Wall, Live in Berlin. En el espectáculo no participaron David Gilmore, Rick Wright ni Dave Mason, los creadores del célebre Muro original de Pink Floyd -la banda de Waters con la que tuvo luego una ríspida disputa legal- pero sí un montón de artistas muy apreciables del mundo del rock.

Hoy se cumplen 25 años de aquel épico concierto que quedó registrado tanto en CD como en DVD para el disfrute de quienes no tuvimos la suerte de estar en esa celebración.

The Wall, el concepto original de Waters, fue grabado por Pink Floyd en 1979 y es un álbum conceptual que cuenta una historia completa a lo largo de sus 26 canciones. Es la historia de Pink, un personaje ficticio que sufre la represión del sistema educativo y el entorno familiar. Todos sus fracasos vitales se van convirtiendo en ladrillos de un muro que crece cada vez más y que poco a poco lo aísla del mundo real.

El disco, enmarcado en el llamado rock progresivo en boga en aquellos años setenta, también dio origen a una película dirigida por Alan Parker en 1982 y al intento de un musical para Broadway que al parecer no se ha podido concretar.

Lo que sí se pudo hacer, hace un cuarto de siglo ya, fue el memorable concierto berlinés en el que Waters convocó a muy destacado músicos de Estados Unidos, Inglaterra, Alemania e Irlanda: El legendario Van Morrison, algunos integrantes de The Band, las compositoras Joni Mitchell y Sinead O´Connor, Marianne Faithful, Ute Lemper, Cindy Lauper, The Scorpions, Bryan Adams, Thomas Dolby, el actor Albert Finney y hasta el reconocido flautista clásico James Galway, entre otros más. Todos ellos dieron realce al show y personificaron las distintas partes del drama de Pink, interpretado por el propio Roger Waters.

La producción fue realmente llamativa, con un espectacular diseño de escenario, impresionantes globos que se utilizaron en el montaje y una serie de animaciones creadas por Gerald Scarfe y que se proyectaban a lo largo del concierto, cuya finalidad benéfica era apoyar a la entonces llamada Memorial Fund For Disaster Relief, fundación creada para paliar en parte el impacto de cualquier guerra o desastre natural, sobre todo en Europa. En el concierto de Berlín se veía el paulatino crecimiento de ese muro, ladrillo a ladrillo, hasta que ocupaba toda la escena. Finalmente era destruido en el clímax del espectáculo.

Más allá de que a los fans de Pink Floyd les puedan gustar más las interpretaciones originales, acercarnos hoy a lo que ocurrió en la Posdamer Platz hace 25 años es una experiencia muy disfrutable, además de emocionante. Fue la celebración de un evento que marcó a nuestros tiempos y sin duda uno de los momentos en los que el rock ha trascendido el carácter de mero espectáculo para convertirse en un referente de dimensiones sociales y políticas.

Enlaces de interés

Créditos

  • Texto: Alfredo Sánchez, músico y periodista cultural, es el conductor de Señales de humo: revista cultural de Radio Universidad.
  • Ilustración: Silvana Soffchi

​CGTI - Unidad de Desarrollo de Procedimientos y Apoyo a los Sistemas de Gestión

Fecha de publicación: 
Martes 21 de Julio de 2015
Compartir en Google Plus