Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

26 de noviembre de 1985 - Rodolfo Neri Vela se convierte en el primer astronauta mexicano

Articulo especial para conmemorar el 30 aniversario de la misión espacial Atlantis

El 26 de noviembre de 1985, desde el centro espacial Kennedy en Florida, la agencia espacial norteamericana (NASA) lanzó su transbordador espacial Atlantis en su misión STS-61B con duración de tan sólo 7 días y en la que se pusieron en órbita tres satélites de comunicaciones, MORELOS-II de México, AUSSATT II de Australia y SATCOM K-2 de Norteamérica.
Lo más notable de esa misión es que en ella participó, como especialista de carga, el Dr. Rodolfo Neri Vela y con ello se convirtió en el primer astronauta mexicano de la historia. El Dr. Neri Vela participó en dos caminatas espaciales de seis horas de duración cada una, realizando experimentos para demostrar técnicas de construcción que se aplicarían en la Estación Espacial Internacional. Llevó a cabo experimentos de electroforesis, esto es, el estudio del movimiento de partículas dispersas en un fluido sujeto a una corriente eléctrica, en condiciones de ingravidez y también realizó pruebas de un sistema de Autopiloto Orbitador Digital (OEX DAP) y desarrolló también pruebas relacionadas con el manejo de carga solicitadas por el gobierno mexicano.
Al término de la misión, el Dr. Neri Vela viajo 3.9 millones de kilómetros en 108 órbitas alrededor de la tierra y acumuló 165 horas en el espacio; nada mal, para el joven doctor de 33 años, nacido en Chilpancingo, Guerrero el 12 de febrero de 1952. El Dr. Neri Vela comenzó su carrera en ámbito de la ciencia, habiendo estudiado ingeniería en electrónica y mecánica en la UNAM. De ahí estudió la maestría en sistemas de telecomunicación por la Universidad de Essex en Inglaterra y posteriormente su doctorado en radiación electromagnética por la Universidad de Birmingham también en Inglaterra y continuar con su estadía un año postdoctoral siendo investigador en el área de guías de ondas electromagnéticas.
Su carrera profesional previa a la de astronauta incluye trabajo como director de proyectos, asesor y profesor de radiocomunicaciones en el Instituto de Investigaciones Eléctricas de la UNAM (IIE -UNAM); en la Secretaría de Comunicaciones y Transporte (SCT); así como en la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA).
 
El Dr. Neri Vela fue elegido entre 400 aspirantes para ser el primer astronauta mexicano y participar en una misión en el transbordador Atlantis. El segundo candidato, propuesto por el gobierno y que iba a tomar también el curso de entrenamiento en la Universidad de indiana, el Dr. Ricardo Peralta y Fabi, quedó fuera del programa al sufrir un accidente aéreo en un avión ultraligero. No habiendo “Plan B”, la responsabilidad del entrenamiento – de solo cinco meses- y la misión, recayeron enteramente sobre el Dr. Neri Vela.
 
Posterior a su viaje espacial, el Dr. Neri Vela trabajó de 1989 a 1990 en la planeación de una porción de la Estación Espacial Internacional para la Agencia Espacial Europea. A su retorno a México ha trabajado en el IIE de la UNAM en la investigación de sistemas de antenas y en el programa de satélites Morelos para la SCT. Ha escrito varios artículos científicos y libros de divulgación científica incluyendo El planeta azul: Misión 61-B, El pequeño astronauta y La exploración y uso del espacio entre otros, además que hasta la fecha, México no ha tenido otro astronauta que haya participado en una misión espacial. El Museo de Historia del Espacio de Nuevo México en EE.UU lo inscribió en el Salón Internacional Espacial de la Fama en 1991, como reconocimiento por su labor y por ser el primer astronauta mexicano.
En octubre del 2015, el Dr. Neri Vela recibió la Medalla al Mérito Ciudadano en 2015 por parte de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF). Durante la ceremonia en la que se le otorgó este reconocimiento narró cómo cuando él nació, no existía siquiera un programa espacial, menos aún la aspiración de los niños del mundo a ser astronautas. Sin embargo le tocó crecer leyendo sobre el Sputnik, de los vuelos de Gagarin y de Glenn y, de ver los primeros pasos de Neil Armstrong en la Luna. A pesar del entusiasmo que la carrera espacial despertó en muchos de los que crecimos en esa época, El Dr. Neri Vela no imaginó ser parte del programa espacial norteamericano, hasta que de manera azarosa se le presentó la oportunidad y tras una serie de exámenes, alcanzó el primer lugar en la lista de candidatos.
 
En opinión del Dr. Neri, el Programa de transbordadores espaciales de la NASA creó al astronauta científico que no sólo se dedicaba al transporte de satélites y componentes para la Estación Espacial Internacional sino también al desarrollar experimentos científicos orientado a aspectos prácticos de ingeniería y biología.
Ser el primer astronauta mexicano fue visto por muchos con escepticismo, y que su participación era más de pasajero. La broma en boga que él mismo cita era que si intentaba tocar algún control en el transbordador le darían un manazo sus experimentados compañeros de tripulación. Sin embargo, los experimentos que realizó fueron muy valiosos y es por esto que desde entonces ha sido una voz para impulsar un programa espacial mexicano- que no se ha logrado cuajar- y abogando por que los gobiernos en todos sus los niveles dediquen más recursos a la educación en general. Él mismo ha seguido siendo profesor universitario y ha escrito libros de divulgación científica orientados a los niños mexicanos y pugna por que haya más mujeres interesadas en disciplinas científicas.
En una época en la que es la fama es fugaz y muchas veces se relaciona con escándalos, es importante poder sentirnos orgullosos de tener un astronauta mexicano. 

 

Enlaces de interés

Créditos

  • Texto: Luis Villa - Ingeniero especialista en video de alta velocidad y emprendedor egresado de la UDG
  • Ilustración: Marco Sierra
  • Fotografías: Archivos de la NASA

​CGTI - Unidad de Desarrollo de Procedimientos y Apoyo a los Sistemas de Gestión.

Fecha de publicación: 
Jueves 26 de Noviembre de 2015
Compartir en Google Plus