Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

3 de agosto de 1905 - Nace la actriz mexicana Dolores del Río

30 de julio de 1863 – Nace el empresario norteamericano Henry Ford

Sin duda, uno de las más comunes aspiraciones que tiene cualquier actriz de cine en nuestro país es alcanzar la fama internacional para convertirse en lo que conocemos una estrella de Hollywood. A través de revistas televisivas o impresas se publicita las anécdotas de cada aspirante en su camino al estrellato. Sin embargo esto no es una regla y revisando la historia podremos descubrir casos en los que la trayectoria fue, por decirlo asi, en sentido opuesto.

Lolita una niña nacida en la capital de Durango el 3 de agosto de 1905  y registrada con el nombre Dolores Martínez Asúnsolo y López Negrete no se habría imaginado como la primer actriz mexicana convertida en una estrella de Hollywood. Su padre, un banquero acaudalado que decidió migrar a Estados Unidos a causa del inicio de la Revolución Mexicana.  Allí,  Lolita recibió una privilegiada educación que junto a su natural prestancia, delicadeza y elegancia le sirvieron para poder abrirse paso en toda su carrera. Se casó a los 15 años con el escritor y abogado Jaime Martínez del Río, con la actriz que todo mundo reconocerá como Dolores del Río.

Dolores del Río fue invitada a participar con un papel menor en una película muda en 1925 y a partir de entonces recibió más  y mejores roles que muchos se referían a ella como la versión femenina de Rodolfo Valentino. Entre 1925 y 1943 actuó en 31 películas de diferentes géneros pasando del cine mudo al hablado entre las que destacan El precio de la Gloria (1926), Ave del paraíso (1932) y Volando hacia Río de Janeiro (1933).

Al ver que comenzaban a escasear los proyectos conforme se iba aproximando a la cuarta década, Dolores del Río decidió regresar a México en 1942 y estelarizar Flor Silvestre (1943), una película dirigida por Emilio “El Indio” Fernández, el actor Pedro Armendáriz y con la participación del distinguido fotógrafo Gabriel Figueroa en plena Época de oro del cine nacional. Esta cinta fue un éxito a la que siguieron otras como por ejemplo María Candelaria (1944), La Malquerida (1949), Doña Perfecta (1951) y  La Cucaracha (1959) en compañía de María Félix.

Dolores del Río obtuvo durante esta etapa un gran reconocimiento nacional e internacional, siendo en varias ocasiones invitada como parte de jurado en festivales de cine y en cintas norteamericanas como El gran combate (1964) dirigida por su amigo John Ford.

Falleció en New Port Beach,  California el 11 de abril de 1983 a los 78 años convertida en una leyenda y siempre recordada por su delicada hermosura que inspiró al pintor Diego Rivera retratándola joven y en todo su esplendor.

Enlaces de interés

 

Créditos

  • Texto: Marco Sierra
  • Ilustración: Ana de León Torres.

​CGTI - Unidad de Desarrollo de Procedimientos y Apoyo a los Sistemas de Gestión.

Fecha de publicación: 
Lunes 03 de Agosto de 2015
Compartir en Google Plus