Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

30 de septiembre de 1960 - Lanzamiento de Los Picapiedra

30 de septiembre de 1960 - Lanzamiento de Los Picapiedra

Los Picapiedra, viajeros del tiempo

La memoria del hombre es caprichosa, alterable en medida de una interpretación. La naturaleza de turbar los acontecimientos solo atestigua el caos de un imaginario propio, es por eso que se requieren hechos, testimonios, pruebas que nos recuerden que sí fue real, y que no lo fue.

Y para ello acudimos a la Historia, esa que se escribe con mayúscula. Sin embargo, los creadores viajan en el tiempo, en la memoria, en la Historia, para dar como resultado una ficción entretenida y divertida; esos creadores son William Hanna y Joseph Barbera, padres de Los Picapiedra. Caricatura que se estrenó el 30 de septiembre de 1960 por la cadena ABC; han pasado 59 años de ese primer episodio que nos presenta la interacción de dos familias: los Picapiedra y los Mármol. Ambos apellidos alusivos a la época en la que está ambientada, la Edad de Piedra. Los Picapiedra es la familia principal, Pedro y Vilma.

Pedro tiene el papel correspondiente a la temporalidad de su creación, es decir, el padre de familia que llega a su casa después de un día agotador de trabajo y es esperado por su joven esposa. Las aventuras de los Picapiedra son la representación de una familia de clase trabajadora y los conflictos que se manifiestan, lo que facilita la empatía con el público. Dentro de la cotidianidad de los protagonistas, al pasar de los capítulos, se considera aumentar la familia, mismo que se logra con Pebbles. La llegada de este nuevo integrante da como resultado que la familia Mármol, hago lo correspondiente, pero la cigüeña no llega, es entonces cuando se plantea el hecho de adoptar un niño. El tema de la adopción no resultó fácil, ya que es considerada una de las primeras caricaturas que maneja la adopción con naturalidad, los creadores tomaron el riesgo y dibujaron a Bam Bam, nombre que denota la personalidad de un niño fuerte, a pesar de su cortísima edad.

Lección importante mostraron Hanna y Barbera, al plantear un tema que incluso en la actualidad no resulta accesible, sin embargo, al incluirlo en una caricatura, se manifiesta la aceptación, tanto de la negativa de ser poder ser padres –biológicos– como el optar por caminos alternos: la adopción.

Esta obra que ha viajado por el tiempo casi 60 años, anidó en Hanna-Barbera Productions. Creadores que sobrevivieron a La Gran Depresión, y aprendieron lecciones dolorosas, por lo que tuvieron que inventarse nuevos formatos, nuevas técnicas para acortar los costos y responder a la demanda; pues la respuesta de aceptación de un público adulto, fue casi inmediata. Sorprendió a los creadores, dado que Los Picapiedra, fue lanzada a un público infantil, puesto que Hanna y Barbera también son los padres de Los Supersónicos (1962).

Antes de formar su productora, Hanna y Barbera trabajaron con la pareja del gato y el ratón, Tom y Jerry; una caricatura temeraria, pues no hay diálogos, todo se basa en el movimiento de los personajes, sus luchas eternas y la música que detona los sentidos del espectador. Gran tarea del dúo creador, para instaurar frases icónicas como el “Yabba Dabba Doo” que grita Pedro Picapiedra, cada vez que realiza una tarea correctamente o resulta campeón en el juego de los bolos. Incluso la adaptación de tareas como lavar los trastes o el transporte público –autobús– se les asigna a dinosaurios, sin dejar de lado el automóvil, pues al no existir gasolina o combustible, se recurre a mover el llamado “troncomóvil” con los pies, no solo del conductor, en ocasiones, de todos los que van a bordo.

La transmisión tuvo una duración de 6 años, pues cuenta con 166 capítulos; se presentaron adaptaciones donde se cuenta la vida de Pebbles y Bam Bam, tanto de su niñez como en su adolescencia.

En la actualidad el término crossover nos resulta familiar, al cruzar historias o personajes. Sin embargo, 60 años atrás no era un término accesible, eso no fue impedimento para entrecruzar la historia de Los Picapiedra con Los Supersónicos; caricatura de un corte muy similar a los primeros, pero ambientada en el futuro. Esta breve mancuerna de historias se da gracias a los viajes en el tiempo y la posible inexistencia de diferentes planos, donde el pasado y el futuro se unen para establecer el presente, pues si algo es seguro, es que Los Picapiedra son dignos viajeros de esas aventuras que muestran la naturaleza del hombre viviendo en sociedad.

Créditos:

Texto: Isabel Juárez-Vallarta
Ilustración: Carlos Manuel Ávila
Diseño gráfico: Rául Alejandro Dávila Martínez

Fecha de publicación: 
Lunes 30 de Septiembre de 2019
Compartir en Google Plus