Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

30 de septiembre de 1795 - Nace el general mexicano José María Morelos y Pavón (250 aniversario)

Ilustración dedicada a Morelos también llamado como El Siervo de la Nación

José María Morelos y Pavón fue un general que comandó el ejército insurgente en la Nueva España durante cuatro años, pero para dimensionar con justicia su importancia se debe considerar que cuando él entró al conflicto el movimiento independentista necesitaba un líder y con Morelos lo consiguió. Era un estratega militar que entendía la importancia de las victorias en batalla, la disciplina de un ejército y a la vez la necesidad de tener un ideario y principios sólidos de organización ciudadana. Aunque la lucha por la independencia recién comenzaba, Morelos organizó el primer Congreso para armar un bosquejo del gobierno – y vida – independiente, una previsión que pocos caudillos en el mundo han tenido y menos aun cuando están todavía en una campaña militar.

También debemos considerar que José María Morelos no tuvo los privilegios de una educación temprana, sus conocimientos básicos fueron impartidos por su madre –criolla- pero tuvo que trabajar en labores del campo con su padre –mestizo- . Tener que ganarse la vida fue una constante que lo acompañó y se hizo más acuciante después de morir su padre, cuando tuvo que mantener a su madre y hermana.

Los textos de historia simplifican diciendo que Morelos era sacerdote, pero llegó al seminario, a recibir una educación formal por primera vez en su vida, a los 25 años, algo muy poco usual en esa época. Antes de poder ejercer como sacerdote y recibir una parroquia, Morelos se empleó como maestro en varias localidades hasta que recibió las órdenes eclesiásticas a los 32 años. 

Poco se sabe del siguiente período en el que Morelos no atrajo la atención de las autoridades españolas o de la temida Inquisición pero podemos suponer que –aunque no tuviera un círculo de conspiradores como Hidalgo- las condiciones de vida de los indios y mestizos lo habían impactado porque en cuando oyó las noticias de los rebeldes se puso en contacto con ellos. Había conocido a Miguel Hidalgo cuando éste era rector del Colegio de San Nicolás en dónde Morelos estudió y fue a buscarlo para ponerse a sus órdenes. Hidalgo, suponemos que conocedor de las habilidades de Morelos pero sobre todo con una gran confianza en él, le encomendó la organización de un ejército en el sur y tomar, en su representación, el puerto de Acapulco. Tan sólo un mes después, el 13 de noviembre de 1810, Morelos y sus tropas entraron por primera vez en combate, al enfrentarse y ganarle al ejercito del realista Luis Calatayud en El Veladero.

Sabiendo que la independencia no se trataba simplemente de separarse de España sino de empezar un país, cuatro días después de esta victoria Morelos emitió un bando en el que suprimía la esclavitud, las castas y las cajas de comunidad. Un mes más tarde Morelos y su grupo había preocupado a la Corona española lo suficiente como para mandar a un regimiento a perseguirlo.

Morelos era sacerdote pero tenía un talento muy particular para la estrategia; a diferencia de Hidalgo, él no vistió sotana sino un traje militar y dedicó parte de su tiempo a la formación de militares y a disciplinar la tropa. Morelos organizó cuatro campañas militares en cinco años de lucha rebelde, en seis meses ganó para el movimiento las importantes plazas de Chilpancingo, Tuxtla, Taxco y Tehuacán. 

Los siguientes dos años, junto a Hermenegildo Galeana y Mariano Matamoros reorganizó el movimiento insurgente y llegaron a controlar el territorio desde Guatemala hasta Colima, incluyendo la mayor parte de los actuales estados de Oaxaca y Guerrero, así como el sur de los de Veracruz, Puebla, México y Michoacán. En Oaxaca, durante casi todo 1813, se publicó, por iniciativa de Morelos, el periódico insurgente Correo Americano del Sur

El 31 de agosto de 1913, después de haber tomado Acapulco, Morelos salió hacia Chilpancingo donde el 14 de septiembre se inauguró el Congreso , con la elección de diputados y la lectura de Los Sentimientos de la Nación, un documento escrito por él en que declaraba los principios del nuevo país. Al día siguiente, el Congreso de Chilpancingo lo eligió Generalísimo encargado del poder ejecutivo y se acordó darle el tratamiento de “Su Alteza Serenísima” a lo que Morelos se negó y pidió ser llamado sencillamente “Siervo de la Nación”. Un año más tarde este mismo Congreso, ya sin Morelos en el poder ejecutivo, publicó el 22 de octubre su decreto Constitucional para la libertad de la América Mexicana.

El movimiento independentista perdió fuerza y posiciones a fines de 1815, sobre todo porque el general Félix María Calleja –experto en estrategias de combate además de tener un carácter inmisericorde- había sido nombrado virrey. Morelos fue hecho prisionero después de una batalla en Texmalaca. Fue trasladado a la Ciudad de México y presentado a juicio ante autoridades civiles y religiosas. La Inquisición lo enjuició por abandono de las doctrinas de la Iglesia y la adopción de herejías de autores malignos. Fue fusilado en San Cristóbal Ecatepec el 22 de diciembre de ese mismo año.

La lucha por la independencia de México continuó con varios caudillos hasta su conclusión seis años después, el 27 de septiembre de 1921 con la entrada del Ejército Trigarante a la Ciudad de México.
En 1828, Valladolid la ciudad natal de Morelos recibió el nombre de Morelia y en 1869, Benito Juárez decretó la creación del Estado que lleva su nombre. Sus restos fueron llevados a la Columna de la Independencia en la capital de México desde el 16 de septiembre de 1925 en un aniversario de la lucha armada iniciada en 1810.

 

Enlaces relacionados

Créditos

  • Texto: Lucy Virgen
  • Ilustración: Marco Sierra

​CGTI - Unidad de Desarrollo de Procedimientos y Apoyo a los Sistemas de Gestión.

Fecha de publicación: 
Miércoles 30 de Septiembre de 2015
Compartir en Google Plus