Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

9 de Noviembre de 1989 - 25o. aniversario de la caída del muro de Berlín

9 de Noviembre de 1989 - 25o. aniversario de la caída del muro de Berlín

Achtung sie verlassen jetzt West Berlin!”. Este letrero – que avisaba del peligro de dejar Berlín Occidental - fue durante 28 años  famoso en el mundo entero cuando millones de turistas lo fotografiaban cerca de Checkpoint Charlie o de algún otro de los cuatro puntos de acceso a Alemania Oriental. Los turistas del mundo tenían la alternativa de cruzar el muro; los habitantes de Berlín Oriental y de toda la República Democrática Alemana no tenían esta opción, permanecieron  aislados. La única posibilidad de cualquier viaje -turístico, de estudios o familiar- era hacia el oriente, a la Unión Soviética o alguna de los países satélites.

Al terminar la Segunda Guerra Mundial en 1945, las conferencias de paz de Yalta y Potsdam decidieron que el territorio alemán sería dividido en cuatro zonas de ocupación. La Unión Soviética ocupó la parte oriental del país, la parte occidental se quedó con Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia. La capital Berlín – que estaba dentro de la zona soviética- también sería dividida entre los aliados vencedores.

Durante 16 años los alemanes circulaban libremente entre estas zonas hasta que el 13 de agosto de 1961 el gobierno comunista de Alemania Oriental o República Democrática Alemana (DDR) construyó un muro hecho con concreto y alambre de púas. El muro tenía como fin, oficialmente, detener el avance antifascista e impedir la entrada a los occidentales a Alemania Oriental. De hecho, separó –de un día al siguiente- a familias que vivían a ambos lados del muro; miles de berlineses perdieron sus trabajos y, sobre todo, evitó que hubiera deserciones masivas de toda la DDR hacia el occidente al recrudecerse las condiciones de vida bajo el régimen comunista.

Durante 28 años el muro permaneció como un símbolo de la Guerra Fría, en la que oriente y occidente, comunistas y capitalistas se miraban a distancia, se toleraban en la superficie y se armaban en el interior. Berlín Occidental se convirtió en el escaparate de occidente  frente a los comunistas y el escenario de libros y películas de espías.

Alrededor de 5,000 escaparon hacia el occidente pero unas 300 personas perdieron la vida tratando de cruzar el muro, que semanas después tuvo un gemelo de concreto que corría en paralelo, con  300 torres de vigilancia; la zona entre las dos era conocida como El corredor de la muerte.

A partir de 1987, con las reformas económicas producto de la Perestroika del  Mikhail Gorbachov, Secretario General del Partido Comunista de la Unión Soviética,  empezaron los cambios estructurales en lo que hasta entonces era, sólido, indivisible, el bloque comunista. La elección en Polonia del primer Gobierno no comunista en 40 años y la apertura de la frontera entre Hungría y Austria–  alentaron las protestas masivas en Alemania Oriental.

El 9 de noviembre de1989, el jefe del partido comunista anunció a sus compatriotas que a partir de ese momento podrían circular por donde quisieran. A partir de ese momento multitudes se subieron al muro y empezaron a destruirlo con lo que tenían a la mano.  Las barreras políticas cayeron aún con más facilidad, once meses más tarde las dos Alemanias se reunificaban.

Enlaces de interés

Créditos

  • Texto: Lucy Virgen
  • Ilustración: Francisco Javier Díaz de León

​CGTI - Unidad de Desarrollo de Procedimientos y Apoyo a los Sistemas de Gestión.

Fecha de publicación: 
Domingo 09 de Noviembre de 2014
Compartir en Google Plus