Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

Mensaje de error

Notice: Undefined property: stdClass::$views_php_2 en views_php_handler_field->render() (línea 223 de /home/udg/sites/all/modules/views_php/plugins/views/views_php_handler_field.inc).

En 20 años beneficiados 4 mil niños con secuelas de quemaduras

  • Niños con quemaduras jugando con pinturas vinílicas
A través de clínicas semestrales conjuntas entre el Hospital Shriners, de Galveston y el Hospital Civil de Guadalajara

Desde 1999 a la fecha la Unidad de Atención a Niños con Quemaduras Graves del Nuevo Hospital Civil de Guadalajara (HCG) Dr. Juan I. Menchaca, y el Hospital Shriners de Galveston, Texas –considerado el mejor centro en el mundo para la atención de quemaduras en pacientes pediátricos–, han beneficiado a más de cuatro mil niños con secuelas de quemaduras graves, gracias al trabajo colaborativo entre ambas instituciones.
                                 
Los pasados días 31 de mayo y 1 de junio se realizó la cuadragésima edición semestral –tienen lugar en junio y diciembre– de la Clínica de Valoración de Niños con Secuelas de Quemaduras Graves, en la que se evaluaron a 60 pacientes y se practicaron 10 cirugías reconstructivas.
 
La Clínica de Valoración contó con ocho especialistas participantes del Hospital Shriners, liderados por la enfermera Mary Jaco, Jefa de Servicios Médicos y el doctor Will Norbury, cirujano plástico; además de todo el equipo de la Unidad del Nuevo Hospital Civil de Guadalajara, que incluye a 30 colaboradores entre equipo médico quirúrgico, de enfermería, rehabilitación, psicología, trabajo social y personal del área de investigación.
 
El Jefe de la Unidad de Atención a Niños con Quemaduras Graves del hospital civil, doctor Ariel Miranda Altamirano, dijo que se celebran 20 años de colaboración con el Hospital Shriners, que ha traído múltiples beneficios enfocados en la atención de los pacientes, como la capacitación del personal de la unidad, principalmente de enfermeras y médicos, en técnicas quirúrgicas y en el manejo del paciente con quemaduras en etapa aguda y su posterior tratamiento reconstructivo.
 
“Esta colaboración fortalece el trabajo diario. Si tenemos un paciente crítico con quemaduras graves, contamos con el consejo médico de ellos a través de videoconferencias en las que se presentan los casos y nos dan su punto de vista sobre el mejor abordaje que debe tener el paciente”, informó Miranda Altamirano. 
 
Esta Unidad de Atención a Niños con Quemaduras Graves es considerada una subsede del Hospital Shriners de Galveston. “Muchos pacientes de otras partes del país, que no se pueden trasladar a EUA, son trasladados al Hospital Civil para ser atendidos”, dijo el especialista, quien añadió que esto es posible gracias a que se cuenta con el equipo, el personal y la capacitación necesarias para brindar una atención de calidad equiparable a la que se ofrece en Galveston.
 
Gracias a la colaboración y entrenamiento por parte de los expertos de Galveston, la Unidad del HCG ha adquirido la capacidad resolutiva en la atención de los pacientes con quemaduras, en contraste con años anteriores en que los casos más complicados eran enviados para su atención al hospital estadounidense.
 
Miranda Altamirano destacó que una de las técnicas que más se utiliza, y marca una diferencia significativa en la sobrevida y recuperación del paciente con quemaduras graves, es la utilización de piel de cadáver, que desde hace cuatro años se realiza en el HCG gracias a convenios con bancos de tejidos.
 
Este tejido es un apósito temporal que se utiliza para atender la fase aguda de la quemadura. Posteriormente se retira esta piel y, en los casos necesarios, se realizan injertos autólogos, es decir, del propio paciente.
 
El beneficio de la piel de cadáver recae en la estabilización del paciente a través de reducción de infecciones, pérdida de líquidos y de nutrientes, consecuencia directa de la lesión y pérdida de piel por las quemaduras. La piel de cadáver brinda la posibilidad de preparar al paciente para que los cirujanos realicen los injertos autólogos de manera secuenciada, lo que mejora la sobrevida del paciente y reduce la estancia hospitalaria.
 
La Unidad Atención a Niños con Quemaduras Graves, que opera desde el año 2004 en el séptimo piso del HCG Dr. Juan I. Menchaca, ofrece de manera mensual 240 consultas y realiza un promedio de 80 cirugías. Los principales motivos de atención son quemaduras por escaldadura, fuego y electricidad. El mayor porcentaje de niños atendidos en la unidad son menores de 2 años de edad.
 
 
A t e n t a me n t e
"Piensa y Trabaja"
Guadalajara, Jalisco, 4 de junio de 2019

 
Texto: Departamento de Comunicación Social HCG
Fotografía: Jorge Íñiguez

Compartir en Google Plus