Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

Mensaje de error

Notice: Undefined property: stdClass::$views_php_2 en views_php_handler_field->render() (línea 223 de /home/udg/sites/all/modules/views_php/plugins/views/views_php_handler_field.inc).

Académicos y estudiantes del CUAAD trabajan en el desarrollo de ciudades sensibles al agua

  • El doctor Arturo Gleason Espíndola, profesor investigador del CUAAD, especialista en agua y sustentabilidad aplicados al urbanismo y la arquitectura.
Recibirán capacitación en el Centro Operativo de Investigaciones para Ciudades Sensibles al Agua, en Australia

Un grupo de investigadores pertenecientes al cuerpo académico de Gestión y Tecnología para la Arquitectura y Urbanismo Sustentable, del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño (CUAAD), de la Universidad de Guadalajara (UdeG), más un equipo integrado por 15 personas –entre estudiantes de licenciatura, posgrado y voluntarios–, han iniciado un trabajo en conjunto para desarrollar ciudades sensibles al agua. 
 
“En ese punto estamos, queriendo impulsar este concepto ‘a la mexicana’ en todo el país (...) Es un tema urgente, las ciudades grandes han desgraciado el ciclo del agua”, declaró el doctor Arturo Gleason Espíndola, profesor investigador del CUAAD, especialista en agua y sustentabilidad aplicados al urbanismo y la arquitectura.
 
Este concepto, conocido como diseño urbano sensible al agua, nació en los años 90 en Australia, tras una escasez de agua provocada por el mal diseño de las ciudades. 
 
Tras la popularización del término en 2011, devino el cambio a una propuesta integral que no sólo evaluará el ciclo del agua, también sus afectaciones al medio ambiente, seguridad y economía. Y es ahí cuando surge el concepto de “ciudad sensible al agua”.
 
Un ejemplo de su implementación, dijo Gleason Espíndola, es el almacenamiento de agua de lluvia para su reutilización, de esta manera se evitaría consumir agua de las fuentes tradicionales como presas, para aumentar la eficiencia del reuso del líquido.
 
Sin embargo, aseguró que para que ésta y más medidas puedan ser ejecutadas, es necesaria la creación de políticas de aprovechamiento y cuidado del agua, en las que la gestión pública no adolezca de la descoordinación institucional, de la falta de presupuesto o de la carencia de perfiles óptimos en los puestos públicos. 
 
Una de las consecuencias visibles en Guadalajara, agregó Gleason Espíndola, son las inundaciones: “Se inunda porque el agua debió de estar en el suelo, en las plantas. Al poner concreto, pues ya no caben los colectores, entonces se saturan; se desbordan y esa agua de lluvia que amablemente nos da la naturaleza, la tiramos aquí en la barranca”.
 
En el proyecto participan los doctores Fernando Córdova Canela y Verónica Livier Díaz Núñez, también miembros del cuerpo académico.
 
 
A t e n t a me n t e
"Piensa y Trabaja"
“Año de la Transición Energética en la Universidad de Guadalajara”
Guadalajara, Jalisco, 15 de enero de 2020
 
Texto: Mariana Quintero  | CUAAD
Fotografìa: Frida Valdivia
 

Compartir en Google Plus