Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

Mensaje de error

Notice: Undefined property: stdClass::$views_php_2 en views_php_handler_field->render() (línea 223 de /home/udg/sites/all/modules/views_php/plugins/views/views_php_handler_field.inc).

Alertan sobre cajas populares en Ameca

Dos de ellas tienen autorización en trámite ante el Banco de México

Aunque las cajas populares en México están reguladas por la Ley de ahorro y crédito popular aún existe el riesgo de que los usuarios sean víctimas de fraude, pues algunas de ellas no tienen autorización definitiva del Banco de México.

Axel Francisco Orozco Torres académico del Centro Universitario de los Valles de la UdeG y quien formó parte de una investigación sobre el tema, mencionó que estas entidades financieras cuentan con una prórroga hasta 2011 para solventar las observaciones jurídicas y financieras realizadas por el Banco de México. De no cumplirlas en ese periodo perderían su registro, que podría derivar en un fraude a los usuarios.

El estudio indagó sobre las cajas populares establecidas en el municipio de Ameca, donde los investigadores contabilizaron cuatro. Dos de ellas tienen su permiso de operación condicionado, sin embargo son lasque registran un mayor número de usuarios.

“El riesgo de fraude sigue estando ahí porque el mayor número de usuarios están inscritos precisamente en las cajas en proceso de autorización. Su prórroga de autorización es hasta 2001. Si se desautoriza muy seguramente nos vamos a encontrar con una crisis y fraudes contra estos ahorradores”.

Orozco Torres explicó que las cajas de Ameca funcionan bien porque la gente busca un esquema de crédito y prestamos en el cual no les pidan tantos requisitos como lo hacen los bancos, pero siguen sin tener cuidado los usuarios en los aspectos establecidos de manera normativa”.

A pesar de los fraudes millonarios cometidos por cajas populares de la zona metropolitana de Guadalajara, la población sigue creyendo en ellas porque se dejan llevar por la experiencia de los familiares o amigos y porque le tienen más temor a las instituciones bancarias que están más reguladas y reconocidas en nuestro país, aseguró el académico.

“El problema es que cuando las entidades financieras tienen algún problema, las instancias gubernamentales hacen un rescate con nuestros impuestos. Los que no somos usuarios de las cajas no somos beneficiarios de los préstamos con bajos costos como ellos y terminamos pagando las consecuencias. Esto no es otra cosa que la falta de cuidado en la regulación de estas cajas”.

Guadalajara, Jal., 11 de marzo de 2009
Texto: Mariana González
Fotografía: Internet
Edición de noticias: LCC Lupita Cárdenas Cuevas

Compartir en Google Plus