Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

Mensaje de error

Notice: Undefined property: stdClass::$views_php_2 en views_php_handler_field->render() (línea 223 de /home/udg/sites/all/modules/views_php/plugins/views/views_php_handler_field.inc).

Arreola, el lector con la paradoja genial

  • El doctor Vicente Preciado junto a los moderadores del Foro Internacional de Lengua y Literatura Hispánica
  • Academico moderador en el Foro Internacional de Lengua y Literatura Hispánica
  • Publico asistente a la charla en el auditorio Silvano Barba
  • Vista panorámica del  el auditorio Silvano Barba durante la conferencia
  • El doctor Vicente Preciado Zacarías hablando desde un sillon en la conferencia
  • doctor Vicente Preciado Zacarías hablando al microfono en la conferencia
  • Vista lateral del Publico asistente a la charla en el auditorio Silvano Barba
  • El doctor  Vicente Preciado Zacarías hablando al publico junto a un acompañante que rie
Inicia el Foro Internacional de Lengua y Literatura Hispánica, en el CUCSH

Juan José Arreola “era dueño de la paradoja genial”, un escritor que fue consciente de que se debía a los autores que había leído, e incluso a los que apenas conocía, afirmó el doctor Vicente Preciado Zacarías, amigo íntimo y conocedor de la obra del zapotlense durante la inauguración del Foro Internacional de Lengua y Literatura Hispánica, que se desarrolla en el marco de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL).
 
Preciado Zacarías recordó cómo el autor de La feria era un lector voraz que gustaba de conocer a nuevos autores, aprender de los que más admiraba y tratar de imitarlos “siempre con honestidad”, pero sin pudor en aceptar que lo hacía.
 
“Hay que ser un gran lector para ser un gran escritor, y Arreola lo fue, y a fondo. No era fácil alcanzarlo”, dijo Preciado Zacarías durante la charla que ofreció en el auditorio Silvano Barba del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), de la Universidad de Guadalajara (UdeG). 
 
Recordó que Arreola podía leer desde la revista Selecciones y la española Revista de occidente, editada por José Ortega y Gasset en los años 20, hasta autores como Aldous Huxley y Jean Paul Sartre, y como lector amaba a los libros que más lo trastocaban.
 
Dos de sus escritores que más lo influenciaron fueron el poeta ruso Vyacheslav Ivanovich Ivanov, y el intelecutal Mikhail Gerschenson, quienes debatieron acerca del humanismo en la Revista de Occidente, que él coleccionaba.
 
“Arreola se inclinaba mucho por Ivanov, el poeta, porque sostenía que el humanismo debe ser mucho más inmanente, trascendente, y que debía dejar de transitar por el terreno de una iniciación, algo así como una masonería, e ir en pos de una iniciativa para abrir los caminos hacia el conocimiento y la brecha a la jerarquía de las revelaciones, y Arreola lo seguía”, dijo Preciado Zacarías.
 
Narró que para su obra más célebre, La feria, el autor zapotlense aceptó que tuvo claras influencias literarias que no dudó en mencionar y reconocer: la novela Contrapunto, de Huxley; Manhattan transfer, de John Dos Passos; La citación (también conocido como La prórroga) de Jean Paul Sartre y El puente de san Luis Rey, de Thornton Wilder.
 
Preciado Zacarías afirmó que Arreola fue “un escritor confesional, sincero, que está diciendo que si estos autores sirvieron como un impulso para que escribiera La feria, cualquiera puede ahondar en estas influencias para conocer mejor su obra. El mejor homenaje que podemos hacerle es leerlo, y aún más, conocer lo que leyó para producir esas obras tan deslumbrantes, tan puntuales como son sus prosas”, dijo.
 
El foro continuará con mesas y conferencias de especialistas como Sara Poot y el portugués António Lobo Antunes, Premio FIL 2008.
 
 
A t e n t a me n t e
"Piensa y Trabaja"
Guadalajara, Jalisco, 26 de noviembre de 2018

 
Texto: Mariana González
Fotografía: Gustavo Alfonzo

Compartir en Google Plus