Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

Mensaje de error

Notice: Undefined property: stdClass::$views_php_2 en views_php_handler_field->render() (línea 223 de /wwwdata/home/www/sites/all/modules/views_php/plugins/views/views_php_handler_field.inc).

Aún falta planeación para peatonalizar zonas en la ciudad

  • Zona del Centro de Guadalajara, por la Avenida Alcalde con obras de construcción por el tren electrico de la línea 3.
  • Escombros dejados en una calle triturada por la ciudad y con bloqueo con listón rojo para no dejar pasar a los trausentes.
  • Trabajador de la construcción triturando con máquina para abrir una de las calles de la ciudad por obras del tren eléctrico de la línea 3.
  • Obras de construcción en calles dejadas sin terminar, con agujeros llenos de agua y que impiden el tránsito de personas.
  • Trabajadores de la construcción platicando, mientras un trausente trata de pasar por un lado de las obras.
  • Albañil sumergiendo sus manos en balde de agua para salpicar lo que acaba de construir y pegar con cemento en la banqueta
  • Calles totalmente bloqueadas por lasobras de construcción a los alrededores de la catedral por la línea de tren eléctrico 3.
  • Personas de la construcción, rellenando y empalmando una de las calles por las que se ubica la catedral.
Materiales de construcción, reorganización de rutas de transporte y arbolado quedan a deber en proyectos de la ZMG

“El espacio público hay que pensárselo mucho para ocuparlo”, decía el pintor y escultor español Antonio López García; sin embargo, en Guadalajara, el que lo hizo suyo y sin pensarlo mucho, fue el automóvil.
 
Para contrarrestar lo anterior, las autoridades de los distintos órdenes de gobierno han emprendido proyectos de recuperación de vialidades en la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG), a fin de que las calles puedan ser transitadas por los peatones; tal es el caso del Paseo Fray Antonio Alcalde, la zona de la Estación Basílica de la Línea 3 del Tren Ligero y la Glorieta Chapalita.
 
El Coordinador de la Maestría en Movilidad Urbana, Transporte y Territorio, del Centro Universitario de Tonalá (CUTonalá), doctor Fernando Calonge Reillo, explicó que, aunque la peatonalización es necesaria, dichos proyectos deben de contemplar ciertos criterios para que no afecten a la misma ciudadanía.
 
Por ejemplo, evitar el encandilamiento producido por el piso, ya que a veces se utilizan materiales de color claro, que con la luz del sol genera molestia para los peatones.
 
“Pensando en las personas mayores, los colores y texturas de las superficies deben de ser lo más neutras posibles, para que faciliten su desplazamiento y no generen estrés o tensión. Si se utilizan materiales rugosos, coloreados o con gran cantidad de cenefas o estampados, pueden desorientar a las personas que tienen debilidad visual”, dijo.
 
El académico indicó que tras la remodelación de la avenida Tonaltecas, en el Centro Histórico de Tonalá, quedaron pisos que son excesivamente llamativos y que pueden ocasionar esa desorientación para las personas que tienen deficiencia visual.
 
Otro aspecto a considerar en la peatonalización es la adecuada plantación y selección de especies de árboles que sean compatibles con el entorno. Sobre el hecho de que en el Paseo Fray Antonio Alcalde fueron plantados tabachines, especie cuyas raíces rompen banquetas y tuberías, afirmó que eso fue resultado de una falta de previsión.
 
“Hay que tener cuidado, que sea flora autóctona, que es menos invasiva, y hacer compatible el proceso de crecimiento de la especie con la firmeza de los andadores”.
 
Autobuses dañan calles tras desvíos
Según el plan integral del Paseo Fray Antonio Alcalde se contempla que con la peatonalización de 2.5 kilómetros dejen de circular 100 mil automóviles diarios, para que 200 mil peatones tomen el espacio.
 
Tras la creación del proyecto, las rutas de transporte público que antes transitaban por la avenida Alcalde ahora lo hacen por calles paralelas, que no cuentan con las condiciones para soportar el peso y dimensión de las unidades.
 
Actualmente, calles como Mariano Bárcenas y Belén presentan baches y hundimientos tras ser éstas las principales vialidades alternas en el derrotero de las unidades que transitaban por esa avenida.
 
“Si se traza un medio como la Línea 3 del Tren Ligero y hay peatonalización, debe de haber un rediseño a profundidad de las rutas, como se contempla en los planes iniciales. En el Centro no necesariamente requerimos microbuses, en todo caso existen unidades con dimensiones más pequeñas que generan menos impacto, pues tienen menos peso y tamaño”, subrayó.
 
Para la peatonalización, detalló, se debe prever quién pasará por ahí. En un recorrido realizado por el área peatonal frente al Mercado Corona, por donde además de peatones y ciclistas circulan unidades del Sitren, calandrias y vehículos oficiales, se verificó el mal estado que presenta el adoquinado, donde hay pozos que podrían averiar llantas o provocar que alguien sufra un accidente.
 
Por otro lado, la creación de la plazoleta de 1.3 hectáreas en el cruce de las avenidas Américas y Ávila Camacho, donde será la Estación Basílica de la Línea 3, también ha derivado en un daño de las calles empedradas de la colonia Seattle, ya que por ahí fueron desviados los autobuses. Por lo pronto, aún no se define cuántas rutas seguirán ese trayecto ni cuántas pasarán por la plazoleta.
 
“Si sigue esa dificultad para reorganizar el transporte, no se podrán aprovechar las sinergias que va a implicar la propia línea del tren. No tenemos que quedarnos con la idea de que los culpables en el Centro sólo son las unidades de transporte público, ya que el automóvil privado también tiene que dejar espacio a la ciudadanía”, abundó.
 
Padecerán privilegiar al peatón
Calonge Reillo no descartó que estas transformaciones puedan generar descontento en los vecinos; pues al no haber infraestructura o suficientes espacios para estacionar su vehículo, tendrán que rentar cocheras, estancias o estacionarse lejos de su domicilio.
 
“Es un proceso a largo plazo. Si se siguen dando medidas para densificar el transporte masivo y que amplíen su cobertura, es de esperar que no tengan que utilizar tanto su automóvil y renuncien a éste, y por lo tanto puedan prescindir de estacionamientos”.
 
Señaló que hoy la idea de no usar el automóvil es difícil de afrontar, por lo que sí causará molestia; sin embargo, aseguró que en una ciudad de 4.9 millones de habitantes como la ZMG deben de priorizarse otras maneras de llegar al Centro que no sea en automóvil.
 
Este tipo de proyectos, que pretender regresar los espacios a la gente, son loables, subrayó, pero también hay matices negativos a los que se debe poner atención.
 
“Se focaliza una gran inversión en centros urbanos. Las autoridades gastan gran cantidad del presupuesto público en espacios reducidos para el disfrute de poblaciones de rentas altas y dejan de mirar al resto de la metrópoli. El riesgo que podemos tener es el ‘efecto fetiche’: tras recuperar un espacio público muy simbólico deja la impresión de que ya lo hemos hecho todo en recuperación del espacio público”.
 
Según los planes parciales de desarrollo urbano del Municipio de Guadalajara, de las 2 mil 294 hectáreas que abarca el distrito del Centro Histórico, sólo 11.75 por ciento son espacios abiertos de uso peatonal. Sin embargo, el subdistrito que menos espacios peatonales tiene en el municipio es Oblatos, con 10 por ciento de sus mil 786 hectáreas de extensión.  
 
 
A t e n t a me n t e
"Piensa y Trabaja"
Guadalajara, Jalisco, 23 de septiembre de 2018

 
Texto: Iván Serrano Jauregui
Fotografía:
Fernanda Velázquez | Iván Lara

Compartir en Google Plus