Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

Mensaje de error

Notice: Undefined property: stdClass::$views_php_2 en views_php_handler_field->render() (línea 223 de /home/udg/sites/all/modules/views_php/plugins/views/views_php_handler_field.inc).

CUCS acerca la ciencia a niños con altas capacidades

  • La Directora del Laboratorio de Psicología y Educación Especial del CUCS, doctora María de los Dolores Valadez Sierra
Realiza talleres de verano en el que tienen la oportunidad de interactuar con científicos e investigadores de la UdeG

El Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS), de la Universidad de Guadalajara (UdeG), abrió un curso de verano especialmente dirigido a niños con altas capacidades.
 
Con diversos talleres en áreas como nutrición, fisioterapia y microbiología, los 25 niños y niñas aprenden a su ritmo y están en contacto con científicos e investigadores de esta Casa de Estudio.
 
Los talleres están diseñados especialmente para ellos, con la intención de que descubran sus capacidades y crezca su curiosidad por el mundo que les rodea mediante diversas maneras de aprender, representar y procesar la información, explicó la Directora del Laboratorio de Psicología y Educación Especial del CUCS, doctora María de los Dolores Valadez Sierra.
 
La idea de darle un giro a los cursos de verano tradicionales surgió luego de que Valadez Sierra realizara una estancia de investigación en Málaga, España, donde conoció un programa llamado “Guíame”, que ofrece talleres cortos a adolescentes y jóvenes para prepararlos hacia la vida universitaria. La doctora adaptó esta experiencia para niños entre seis y ocho años con el objetivo de que tengan una opción de nuevos aprendizajes.
 
“Pensamos que la estimulación entre más temprana edad sea es mucho mejor. Estos talleres forman parte de todo un curso de verano, y la idea es que los niños tengan la posibilidad de interactuar con un investigador o un especialista en su ramo, para que conozcan lo que se hace en relación con cada área, por ejemplo en el de microorganismos, que sepan qué hace un microbiólogo y estén en contacto directo con el instrumental y el laboratorio”, explicó Valadez Sierra.
 
Se busca que los niños tengan una alternativa distinta a lo que ofrecen otros cursos de verano, para que el contenido temático y el aprendizaje estén acordes con sus capacidades y necesidades pedagógicas; pero, ante todo, que atraiga su interés y curiosidad.
 
Los chicos asistieron al taller “Experimentando las ciencias de la rehabilitación física”, en la Clínica de Terapia Física y Rehabilitación del CUCS; participaron, además, en el de “Platillos creativos”, que fue impartido por nutriólogos del Laboratorio de Evaluación del Estado Nutricio del plantel y en el que realizaron una pizza de brócoli. Otro de los talleres fue “Investigación criminalística”, en el que utilizaron dos animales como personajes para realizar actividades que fomenten la habilidad del pensamiento.
 
“Estos niños tienen intereses mucho más profundos, van a un ritmo mucho más rápido. En los talleres que comúnmente se ofertan, el niño se empieza a aburrir porque ya lo sabe, o porque tiene que esperar a que los otros 25 que están en el taller entiendan lo que él ya entendió y aquí vamos al ritmo de ellos, son ellos quienes van guiándonos en los talleres, qué tan rápido tenemos que ir o qué tan lento, para que vayan aprendiendo todo lo que se les va compartiendo”, señaló la especialista.
 
Abordar a niños que aprenden rápido ha sido un reto para los investigadores y especialistas, pues deben saber responder las preguntas de los chicos y saciar su curiosidad.
 
“Es la primera vez que recibimos a niños en nuestro laboratorio, y nos da mucho gusto. Ha sido una actividad muy interesante porque preguntan mucho, porque se ve que quieren saber todo, que quieren tocar todo y ha sido una experiencia muy interesante e importante para ellos”, consideró la Jefa del Departamento de Microbiología del CUCS, doctora Claudia Lisette Charles Niño.
 
Estar en contacto con la ciencia es una experiencia que cualquier niño debería de tener, no sólo aquellos que gozan de capacidades intelectuales más altas al promedio, pues las disciplinas científicas estimulan su curiosidad y creatividad.
 
“Les genera un panorama más amplio de lo que pueden ser los microorganismos. Es muy importante para ellos y para cualquier otro niño, no nada más de altas capacidades, porque conocer la ciencia siempre va a ser un impulso para ellos”, declaró Charles Niño.
 
 
A t e n t a me n t e
"Piensa y Trabaja"
Guadalajara, Jalisco, 23 de julio de 2019

 
Texto: Mariana González
Fotografía: David Valdovinos

Compartir en Google Plus