Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

Mensaje de error

Notice: Undefined property: stdClass::$views_php_2 en views_php_handler_field->render() (línea 223 de /home/udg/sites/all/modules/views_php/plugins/views/views_php_handler_field.inc).

Decae el poder adquisitivo de los jaliscienses

Se requieren por lo menos 3 salarios mínimos para la compra de canasta básica

El poder adquisitivo de los habitantes de la zona metropolitana de Guadalajara  tuvo una pérdida de 4 por ciento durante el primer semestre de este año, debido al incremento en los productos alimenticios y en el bajo nivel del salario mínimo mensual vigente, revela el estudio de la canasta básica realizado por la UdeG.
 Héctor Luis del Toro, académico del Centro de Investigación de Teoría Económica de la UdeG, señaló que para el primer bimestre de 2011 había apenas una pérdida de 37.35 pesos, equivalente al 2 por ciento, para junio este déficit representó 61.87 pesos.
 Esto significa que un jefe de familia que percibe un salario mínimo diario vigente en esta zona del país, no puede pagar el mismo número de productos de la canasta básica que a principios del año, pues de los 121 artículos alimenticios y de cuidado personal básico para subsistir, 103 registraron un incremento de precios.
 En rueda de prensa para dar a conocer los más recientes resultados del estudio, del Toro afirmó que el costo de la canasta básica al cierre del primer semestre fue de cinco mil 760 pesos mensuales, por lo que una familia debería percibir por lo menos 3.3 salarios mínimos cada mes para poder cubrir sus necesidades básicas.
 El investigador señaló que el cálculo de estos productos no considera el gasto por los servicios como agua, luz, teléfono fijo y celular, por lo que al incluirlos en el costo de la canasta básica subiría hasta 13 mil 944 pesos, lo que equivale a 8 salarios mínimos.
 Del Toro afirmó que el precio de los productos básicos ha incrementado de manera exponencial en los últimos 6 años, pues en 2005 representaba un gasto de cerca de tres mil 900 pesos mientras que  para el primer semestre de 2011 el costo es de cinco mil 760 pesos.
 Ello habla de la “tendencia alcista” de los precios que el gobierno federal no ha querido reconocer y que, por el contrario, ha pretendido aminorar con medidas y acuerdos que tiene poco impacto en el índice de precios y que “representan solo alivios temporales”.
 Subrayó que este asunto reclama verdaderas acciones políticas y jurídicas para mejorar las condiciones económicas de la población de manera inmediata.
Guadalajara, Jal., 12 de julio de 2011
Texto: Mariana González
Fotografía: Adriana González
Edición de noticias: Lupita Cárdenas Cuevas

Compartir en Google Plus