Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

Mensaje de error

Notice: Undefined property: stdClass::$views_php_2 en views_php_handler_field->render() (línea 223 de /home/udg/sites/all/modules/views_php/plugins/views/views_php_handler_field.inc).

La megalomanía es un grave trastorno de personalidad

Aunque no es tan frecuente, requiere tratamiento multidisciplinario

Hasta tres por ciento de la población puede presentar megalomanía, según datos de la Organización Mundial de la Salud, dice Mario Esparza, profesor e investigador del Centro de evaluación psicológica, de la Universidad de Guadalajara.

La megalomanía es definida como un trastorno de la personalidad, caracterizado porque la persona tiene ideas de grandeza, de manera que puede mentir, manipular o exagerar algunas situaciones o a las personas, a fin de conseguir sus objetivos.

Su carácter es voluble, indeciso y en ocasiones se pueden tornar agresivos, cuando no les salen bien las cosas. El padecimiento puede estar presente a cualquier edad, pero es más notorio cuando son jóvenes o adultos.

“Son personas de difícil trato, que pueden sentir que el mundo no los merece, pero también creen que son los salvadores del mundo. Puede parecer que lo que dicen no tiene sentido o lo inventaron, y en ocasiones tienen un grupo de seguidores”.

Agregó que lo extraño es que en ocasiones son personas que a pesar de que tienen mucho carisma, cambian de ánimo con gran facilidad, lo cual es más evidente cuando presentan esta enfermedad por más de cuatro años.

“Si los contradices son peligrosos, porque se enojan tanto que pueden ser agresivos y groseros, de manera que es necesario tener cuidado”. Son factores de riesgo para desarrollar este padecimiento aquellos que han sufrido violencia intrafamiliar, incluso abuso físico o sexual. Ese tipo de conductas es una forma en la que ejercen dominio o creen tener poder.

Afortunadamente hay tratamiento, el cual es multidisciplinario, al combinar sobre todo la asesoría psicológica con otras áreas. Sin embargo, pocas personas reconocen que lo padecen y, sobre todo, no siempre hay seguimiento.

El especialista recomienda que si se presentan estos síntomas o se conoce a alguien, se acuda a tratamiento, porque pueden llegar a cometer delitos y dañar a sus seres cercanos.

Guadalajara, Jal., 9 de junio de 2008
Texto: Gala Aguilar
Fotografía: Internet
Edición de noticias: LCC Lupita Cárdenas Cuevas

Compartir en Google Plus