Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

Mensaje de error

Notice: Undefined property: stdClass::$views_php_2 en views_php_handler_field->render() (línea 223 de /home/udg/sites/all/modules/views_php/plugins/views/views_php_handler_field.inc).

La ZMG tiene 300 sitios de riesgo para la población

Avanzan en el mapa de riesgos

En la zona metropolitana de Guadalajara existen alrededor de 300 puntos susceptibles a inundación. Del total, 70 por ciento están ubicados en el Valle de Atemajac (Guadalajara, Zapopan, Tlaquepaque y Tonalá), 20 por ciento en parte de Toluquilla y 10% en parte de Tesistán, destacó el investigador del Departamento de Geografía y Ordenación Territorial de la Universidad de Guadalajara, Luis Valdivia Ornelas.
Al dar a conocer los avances de un Atlas de riesgo por inundación en la urbe que concluirá y publicará a principios del 2012, agregó: hay un problema muy serio en la ZMG que no tiene que ver con la intensidad de las lluvias, “sino que hemos construido una sociedad en riesgo, y por lo tanto tendríamos que tener una estrategia paulatina de mitigación y prevención”.
Durante una rueda de prensa, el académico del CUCSH apuntó que en las últimas décadas los fenómenos naturales en México han ocasionado la pérdida anual de 100 vidas humanas, lo cual implica un costo promedio cercano a los 700 millones de dólares.
Valdivia Ornelas lamentó que el Sistema Intermunipal de Agua Potable y Alcantarillado aún no actualice en su base de datos los puntos de inundación, ya que desde la década de los 90 consigna 77 zonas y no contempla diversas zonas de la UdeG como Toluquilla y Tesistán, por lo que además es necesario completar la información existente.
Con base en estudios efectuados durante 15 años y un reciente trabajo documental, cada vez es más común que la urbe presente daños severos durante las lluvias, ocasionados por la creciente urbanización en zonas de alto riesgo y más recientemente por los efectos del cambio climático global, detalló el estudioso.
En 1929 hubo una tormenta que causó la muerte de cinco personas en los márgenes del Río San Juan de Dios. De 1980 a 1990, los factores de ocupación del territorio potenciaron el riesgo natural y ocurrieron 100 inundaciones severas. Del 2000 al 2010 se dispararon los registros del problema.
Valdivia Ornelas lamentó que en todo este tiempo no se ha establecido una “política seria de intervención”, por el contrario el proceso urbano en Toluquilla, Tesistán y Santa Paula ha replicado las condiciones del Valle de Atemajac: “Ahora tenemos más problemas en más zonas y hay más población expuesta a riesgos”, dijo.
Ante esa situación, el experto universitario planteó la imperiosa necesidad de establecer políticas a fin de disminuir la magnitud, frecuencia y velocidad de las inundaciones, ordenar el territorio con la idea de reducir la exposición, así como diseñar una fuere campaña de protección civil.
Guadalajara, Jal., 26 de mayo de 2011
Texto: Eduardo Carrillo
Fotografía: Carlos Márquez
Edición de noticias: Lupita Cárdenas Cuevas

Compartir en Google Plus