Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

Mensaje de error

Notice: Undefined property: stdClass::$views_php_2 en views_php_handler_field->render() (línea 223 de /home/udg/sites/all/modules/views_php/plugins/views/views_php_handler_field.inc).

Las cualidades de un buen doctor: pericia técnica y calidad humana

Apadrina el Rector general de la UdeG, Marco Antonio Cortés Guardado, la generación 2004-2009 de médico cirujano partero

“El médico requiere combinar la pericia técnica, la frialdad necesaria para mantener la temperancia de su profesión, y al mismo tiempo enfrentan el reto de humanizar el trato con calidez hacia los demás”, señaló el padrino de la generación 2004-2009 de la carrera de médico cirujano partero, el Rector general de la Universidad de Guadalajara, Marco Antonio Cortés Guardado, durante la ceremonia de graduación realizada ayer con la presencia de destacadas personalidades, en un abarrotado teatro Diana.

“Ustedes son una generación marcada por los cambios sociales, por las veloces transformaciones culturales. Son también parte de las generaciones de las crisis. El futuro no les está asegurado, porque son una generación caracterizada por vivir en situaciones difíciles y cambios. Pero no todas las dificultades radican en el entorno social, sino en la complejidad de una profesión que requiere vastos conocimientos y constantes prácticas profesionales”.

En su mensaje a los cerca de 250 alumnos graduados y padres de familia que llenaron el teatro Diana, Cortés Guardado mencionó otro de los retos a los que habrían de enfrentarse: “nuevas y más letales enfermedades, por lo que tendrán que combinar la pericia técnica y la calidez humana. No podría decirles cuál es la mejor combinación, pero si puedo mencionarles que ambos son inseparables y se conjugan para la práctica médica”.

Cortés Guardado también recalcó a los jóvenes no sucumbir ante lo que llamó los tres graves peligros de la profesión: el poder, el dinero y la fama y “jamás permitan la corrupción de esta práctica profesional”, por lo que insistió que la ética profesional debe estar por encima de cualquier otro interés o tentación, por lo que recordó que la virtud es “el hábito de la excelencia para lograr los bienes sociales”.

Previo al discurso final por parte del padrino de la generación, los alumnos hicieron el juramento hipocrático, que estuvo también presidido por el discurso del presidente municipal de Guadalajara, Alfonso Petersen Farah, quien mencionó que “deben llevar clara conciencia de servir a los demás de manera responsable; llevar en el corazón el compromiso y el esfuerzo, de mantenerse actualizado y de ser una persona humana”.

También les mencionó la gran oportunidad que tuvieron de contar con un padrino de generación al que deben emularlo por dos cualidades fundamentales, entre muchas: por su perseverancia al servicio y por el respeto que guarda hacia las instituciones. “Les recomiendo que recuerden a sus maestros, no solo por sus conocimientos, sino por la tranquilidad que demuestran en situaciones difíciles”.

Al acto también asistieron el director de los Hospitales Civiles, Jaime Agustín González Álvarez; el director del Centro Universitario de Ciencias de la Salud, Víctor Manuel Ramírez Anguiano, y el presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios, César Barba Delgadillo, entre otros.

Guadalajara, Jal., 17 de julio de 2009
Texto: Juan Carrillo Armenta
Fotografía: Abel Hernández
Edición de noticias: LCC Lupita Cárdenas Cuevas

Compartir en Google Plus