Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

Mensaje de error

Notice: Undefined property: stdClass::$views_php_2 en views_php_handler_field->render() (línea 223 de /home/udg/sites/all/modules/views_php/plugins/views/views_php_handler_field.inc).

Necesaria, la atención psicológica a familias que viven un suicidio

Por los estigmas que este problema representa, prácticamente nadie se atiende

La atención psicológica a familias que sufren un suicidio es indispensable, ya que de lo contrario la familia puede volverse disfuncional e incluso vivir de nuevo un incidente similar. Por eso es importante que la gente se informe y pida ayuda.
 
 Lo anterior expresó el doctor en psicología, del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS), Roque Quintanilla Montoya, quien además es integrante de la Red de suicidio del estado de Jalisco.

 “Una situación en la que casi nadie ha puesto atención es el manejo del duelo en el caso de las familias en que se cometió un suicidio, ya que en este tipo de casos es muy diferente incluso al duelo cuando es por accidente”.

Explicó que es importante que se atiendan, ya que si la situación de cualquier pérdida es muy difícil en su manejo, con el suicidio se puede encontrar gente en la cual hubo un fallecimiento hace tres o cuatro años, pero el duelo no se ha trabajado, y cuando eso sucede, el duelo sigue ahí.

“Con el suicidio existe un alto riesgo de que esa familia se desintegre o que vuelva a ocurrir otro suicidio, porque no saben manejar la situación con respecto al duelo. El porcentaje de la gente que se atiende es nulo, ya que el suicidio tiene un estigma muy fuerte socialmente y la gente busca por todas las circunstancias que no se sepa que murió por suicidio, porque es mal visto por la sociedad”.

Esta situación conlleva a que incluso al interior de la familia no se hable del tema, por lo que cada quien tiene un duelo congelado, que sólo se manifiesta después por problemas somáticos o de conducta, además de un dolor eterno que, con el tiempo, agrava la condición de la salud mental. Físicamente se manifiesta con falta de sueño, tristeza y depresión.

 “En esta atención también entran los familiares de personas que intentaron el suicidio y no lo lograron, además de que son sujetos que deben estar en vigilancia los siguientes cinco años del intento, para tener una posibilidad de que no se repita el suceso”.

Por eso del 22 al 24 de enero tuvo lugar en el CUCS, el curso Duelo por el suicidio, que reunió a especialistas de diversas universidades del país, con la finalidad de formar un equipo de trabajo para que la Universidad empiece a ofrecer este tipo de apoyos a la gente que tuvo esa clase de incidentes.

“Queremos abonar y sumar recursos que puedan apoyar a las familias en esta situación, y romper los mitos de que tiene que ser callado. El suicidio es un problema de salud mental, porque la persona tuvo dificultades para manejar los problemas, no porque esté enferma mentalmente. Tiene que ser visto como un problema de salud, y la gente debe verlo como algo más que se puede resolver”.

Guadalajara, Jal., 26 de enero de 2009
Texto: Laura Sepúlveda
Fotografía: Internet
Edición de noticias: LCC Lupita Cárdenas Cuevas

Compartir en Google Plus