Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

Mensaje de error

Notice: Undefined property: stdClass::$views_php_2 en views_php_handler_field->render() (línea 223 de /home/udg/sites/all/modules/views_php/plugins/views/views_php_handler_field.inc).

Representantes del pueblo se alejan de la voluntad popular

Dictan conferencia sobre la plutocracia en México, como parte del programa Un lugar para la ciencia

Los representantes populares han aprobado incrementos salariales de prebendas, gratificaciones y de viáticos del alrededor del 12 por ciento anual, afirmó el periodista especializado en economía Carlos Ramírez Powell durante la conferencia “Vivir en plutocracia”, que impartió en el Museo Regional de Guadalajara como parte del programa Un lugar para la ciencia, que organiza la Unidad de Vinculación Científica de la UdeG.
 
“Nuestros aumentos son cercanos al 4 por ciento anual. A lo largo de 10 años, tomando en cuenta tal porcentaje, el sueldo de un ciudadano común se incrementó un 50 por ciento. Mientras que los diputados han registrado un incremento salarial anual cercano al 12 por ciento; ya resulta que el salario aproximado de un diputado 10 años después es del 400 por ciento superior. Es decir cuatro veces más de lo que era en el 2001 o 2002”, dijo Ramírez Powell.
 
Los privilegios y prebendas que gozan los legisladores mexicanos son la envidia de un legislador europeo.
 
Aclaró que hay representantes que se salvan: “Hay diputados a lo largo de la historia reciente que regresan una parte o la totalidad de su salario, pero es cuestión de conciencia individual, no tiene que ver con la generalidad. Definitivamente no son mayoría los que tienen la voluntad popular en la mente”.
 
En este país hay un Congreso del privilegio. Los diputados aprueban leyes exclusivas para sí mismos, de privilegios, que los separa de la población. “Entonces estamos viviendo en una plutocracia”, dijo.
 
Los representantes populares, entre ellos diputados, senadores y presidentes municipales, suelen separarse de la voluntad popular porque tienen una mayor conexión con el partido que los designa como candidatos, en lugar del voto popular que los lleva al puesto de elección.
 
Carlos Ramírez Powell habló de una democracia que pervierte sus instrumentos hasta convertirse todo el aparato electoral y legislativo en herramientas de los corporativos: “Entonces, con frecuencia, lo que tenemos en la Cámara de Diputados y en la de Senadores, más bien, son representantes corporativos”.
 
Entonces “vemos que de repente, eso que llamamos democracia se convierte en el gobierno de, para y por los ricos. Técnicamente se utiliza el voto popular como una validación propagandística de los que ya en los hechos es un gobierno que trabaja para, por y desde los corporativos”, concluyó.
 
Guadalajara, Jal., 20 de junio de 2012
Texto: Martha Eva Loera
Fotografía: Abraham Aréchiga
Edición de noticias en la web: Lupita Cárdenas Cuevas

Compartir en Google Plus