Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

Mensaje de error

Notice: Undefined property: stdClass::$views_php_2 en views_php_handler_field->render() (línea 223 de /wwwdata/home/www/sites/all/modules/views_php/plugins/views/views_php_handler_field.inc).

UdeG desarrolló un proceso para hacer leche humana en polvo y con similar calidad nutrimental

  • La doctora Blanca Rosa Aguilar Uscanga es La investigadora muestra el equipo con el que se elaboró la leche materna en polvo
  • La doctora Blanca Rosa Aguilar Uscanga expone al publico los resultados del proyecto
  • Una computadora personal con la presentación del proyecto
  • La doctora Blanca Rosa Aguilar Uscanga habla a un grupo de estudiantes en el aula
  • La doctora Blanca Rosa Aguilar Uscanga explica los beneficios de la leche materna
  • Un equipo de destilacion para obtener la leche y despues hacerla polvo
El próximo año estudiarán beneficios del producto en bebés y personas con males neurodegenerativos

Así como hay leche de vaca y de fórmula para alimentar a los bebés, a futuro podría existir un polvo de leche humana, inocuo y con similar calidad nutrimental a la materna gracias a un proyecto de investigación realizado por el Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingenierías (CUCEI), de la Universidad de Guadalajara (UdeG).
 
Tal proyecto se efectúa desde hace tres años con apoyo de estudiantes y académicos del plantel, de Ciencias de la Salud (CUCS) y el Hospital Civil de Guadalajara (HCG).
 
Para conservar la leche humana en bancos de leche pensaron en extraerla y secarla, puesto que las de fórmula carecen de los mismos valores nutrimentales y biológicos para el neonato.
 
“Empezamos a trabajar en condiciones diferentes de secado, y una de ellas fue garantizar que la leche que saquemos, sea una leche auténtica, sin que lleve ningún ingrediente, ni aditivo, ni conservador que afecte a la alimentación de los bebés”, dijo la investigadora del Departamento de Farmacobiología del CUCEI, doctora Blanca Rosa Aguilar Uscanga.
 
Dicho proyecto no busca sustituir el que las madres amamanten a sus hijos; por el contrario, pretende que quienes no puedan hacerlo (por estar desnutridas, tener hepatitis, Sida o ser diabéticas) cuenten con esta alternativa a la que ofrecen los bancos de leche humana.
 
“Por cuestiones sanitarias, (los bancos) guardan ciertos lotes y luego los tienen que botar porque ya no pueden dárselos a los niños, es un desperdicio; más de 30 por ciento se desecha, precisamente por condiciones de sanidad y de reglas del hospital”, dijo.
 
Los investigadores ya tienen el proceso de secado por aspersión de la leche humana  madura para obtener leche en polvo, caracterizado, estandarizado, optimizado y comprobado que es inocuo y no daña la composición nutrimental.
 
El producto obtenido por los investigadores tiene varias ventajas. “Por un litro de leche tenemos un rendimiento de entre 80 y 90 gramos”, pero no le añadimos almidones y otros compuestos que hacen obesos a los bebés.
 
Además, se retiene entre 75 y 80 por ciento de las  inmunoglobulinas; por el contrario, la leche de fórmulas no trae. Además, posee una vida de anaquel de hasta un año.
 
Los investigadores buscan la patente, para tal fin se solicitó apoyo institucional. De hecho, diputados en México e industriales han mostrado interés en este trabajo.
 
Sobre el impacto social y económico, Aguilar Uscanga dijo que este proyecto puede ser adoptado por el gobierno mexicano, a fin de distribuir la leche humana en polvo en los bancos actuales y llevar el producto a sitios lejanos en el país.
 
Dio a conocer que hicieron pruebas de alimentación en ratones con resultados positivos, pues se mantuvieron bien alimentados y sin sobrepeso. Y mediante un estudio in vitro observaron que no es tóxico y mata las células cancerígenas.
 
“Nos faltaría llevar a cabo el estudio en bebés y en personas directamente”, el cual pretenden realizar en enero del año próximo.
 
 
A t e n t a m e n t e
"Piensa y Trabaja"
Guadalajara, Jalisco, 28 de octubre de 2018

 
Texto: Eduardo Carrillo
Fotografía: Adriana González | Cortesía

Compartir en Google Plus