Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

Mensaje de error

Notice: Undefined property: stdClass::$views_php_2 en views_php_handler_field->render() (línea 223 de /home/udg/sites/all/modules/views_php/plugins/views/views_php_handler_field.inc).

Un fracaso la gestión ambiental en Jalisco

El Zapotillo, El Disparate y el puente atirantado son ejemplos del incumplimiento de normas ambientales

Después de llevar a cabo las Jornadas de Gestión Ambiental, investigadores de la Universidad de Guadalajara concluyeron que en Jalisco los estudios de impacto ambiental, las regulaciones de asentamientos humanos, los planes de ordenamiento territorial, y las leyes ambientales y urbanísticas son un fraude y una gran simulación, ya que, estiman, sólo se utilizan en situaciones de carácter político.

El investigador del Departamento de Ciencias ambientales del Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA), Miguel Magaña Virgen, aseguró que la herramienta de impacto ambiental en Jalisco está desvirtuada y contaminada. “Los estudios y evaluación de impacto ambiental son simplemente una cortina de humo, no hay gestión ambiental en Jalisco, es una cuestión mediática”.

La Ciudadela, las edificaciones en la zona de Chapultepec, Arcediano, El Zapotillo y el puente atirantado son ejemplos de proyectos públicos recientes que muestran la ineficiencia de la evaluación de impacto ambiental, según Magaña Virgen.

Por su parte el maestro Francisco Calderón Calderón, especialista en gestión ambiental del CUCBA, aseguró que desde la perspectiva ambiental, ningún asentamiento humano es regular, mientras señaló que “cualquier programa de desarrollo urbano municipal y cualquier plan parcial de desarrollo urbano o de urbanización dentro de cada municipio realmente no tiene, desde la perspectiva ambiental, una regularidad que nos permita decir que son asentamientos humanos que tiendan a la sustentabilidad”, dijo Calderón Calderón.

Asimismo, tanto las autoridades como los ciudadanos desconocen las normas jurídicas en materia ambiental, consideró Antonio Rocha Santos, experto en Derecho administrativo y urbano del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), quien comentó que “además, existen disposiciones ambientales que se contradicen entre sí o propician que a la ley se le pueda dar diversas interpretaciones. Esto genera que los funcionarios públicos tengan la facultad de decidir discrecionalmente”.

En Jalisco existen 17 áreas naturales protegidas y se están proyectando otras cuatro o cinco. A través de su protección es posible conservar y preservar cualquier territorio y proteger los ecosistemas, factor que impacta en la calidad de vida de las personas, opinó la doctora del CUCBA, América Loza Llamas.

“En estas áreas sólo se pueden realizar actividades que estén dentro de sus objetivos. Manejarlos adecuadamente no quiere decir que no se toquen. Quiere decir que se haga un verdadero uso, manejo y conservación de los recursos naturales que se encuentran en ese territorio”.
 
La formación de la cultura ambiental es una de las herramientas más poderosas de la gestión ambiental, pero en Jalisco esta cultura es muy frágil por parte de los ciudadanos, académicos, medios de comunicación y políticos, opinó la  doctora Ofelia Pérez Peña, académica del CUCBA. Exhortó a las autoridades a cumplir con su responsabilidad de fortalecer esta educación.

“La SEMARNAT y la SEMADES sólo tienen cuatro personas para fomentar la cultura ambiental en nuestro estado. Si es tan importante, ¿cómo vamos a fomentarla si no asumimos el compromiso?. Necesitamos que la Secretaría de Educación Pública también asuma ese compromiso”.

En el tema de la percepción de la sociedad, la académica del CUCBA, Ana Ramírez, propuso fomentar la participación ciudadana, debido a que “se están perdiendo espacios para la sociedad”, comentó.

Los investigadores resaltaron que el Bosque del Nixticuil, El Disparate y el Parque Metropolitano son ejemplos de espacios naturales que se han visto afectados por la mala gestión ambiental.

Con el objetivo de mejorar la gestión ambiental, los expertos proponen respetar los derechos ambientales y mejorar las leyes en esta materia. También es necesario aplicar de manera preventiva documentos normativos como los planes de ordenamiento ecológico territorial.

Igualmente, con motivo del festejo del Bicentenario de la Independencia, los académicos invitaron a la población a reflexionar sobre la conveniencia de iniciar una revolución de nuestras conciencias ambientales y de la cultura ambiental.

Guadalajara, Jal., 7 de octubre de 2009
Texto: Wendy Aceves
Fotografía: Internet
Edición de noticias: LCC Lupita Cárdenas Cuevas

Compartir en Google Plus