Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

Mensaje de error

Notice: Undefined property: stdClass::$views_php_2 en views_php_handler_field->render() (línea 223 de /home/udg/sites/all/modules/views_php/plugins/views/views_php_handler_field.inc).

Violencia escolar es más fuerte en Norte de Jalisco que en ZMG

Estudio revela que 86 por ciento de estudiantes reciben agresión física

Las agresiones verbales y físicas son las principales formas de violencia que se registran en las primarias y secundarias de los municipios de Colotlán y Mezquitic, de acuerdo con una investigación del Centro Universitario del Norte (CUNorte), de la Universidad de Guadalajara.
 
En un diagnóstico realizado en primarias y secundarias de dichas localidades, 86 por ciento de los estudiantes aseguró ser objeto de agresión física por parte de sus compañeros, 78 por ciento haber recibido algún tipo de insulto y 76 por ciento ser amenazado.
 
El estudio realizado por la académica del CUNorte, María Teresa Prieto revela que también 70 por ciento de los chicos son afectados por rumores de sus compañeros de clase o escuela.
 
Las cifras en el norte de Jalisco son superiores a las estadísticas levantadas en las escuelas de la zona metropolitana de Guadalajara, quizás por las condiciones de pobreza y marginación así como la migración que prevalece en esa zona del estado, afirma Prieto.
 
“En Guadalajara tenemos cifras de agresión física pero no tan elevadas como en el norte. Lo podemos atribuir a la marginación en la que están estos municipios, pero también al abandono en el que están muchos niños por padres que emigran a Estados Unidos o alguna otra ciudad donde puedan encontrar una fuente de trabajo; y también a una cultura machista y de violencia intrafamiliar que todavía es común en las zonas rurales”, dijo Prieto.
 
La investigadora, con más de 10 años de experiencia en temas de violencia escolar afirmó que a partir de este diagnóstico han implementado estrategias de prevención en las diferentes escuelas de Colotlán y Mexquitic, con la finalidad de disminuir la incidencia de agresiones físicas y verbales.
 
Aunque estas acciones involucran a padres de familia y profesores, a decir de la académica “es difícil que ellos tomen conciencia” y cambiar ciertos patrones de conducta. Sin embargo, es indispensable insistir en ello por el bien de los menores, “que son quienes quedarán marcados física, emocional y psicológicamente si continúan siendo objeto de este tipo de conductas”, concluyó.
 
Guadalajara, Jal., 7 de diciembre de 2011
Texto: Mariana González
Fotografía: Internet
Edición de noticias en la web: Lupita Cárdenas Cuevas

Compartir en Google Plus