Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

Mensaje de error

Notice: Undefined property: stdClass::$views_php_2 en views_php_handler_field->render() (línea 223 de /home/udg/sites/all/modules/views_php/plugins/views/views_php_handler_field.inc).

Lectura de obras de teatro es tan disfrutable como leer cuento: Hugo Salcedo

  • El dramaturgo habla de sus obras en FIL virtual
  • El dramaturgo habla de sus obras en FIL virtual
  • El dramaturgo habla de sus obras en FIL virtual
  • El dramaturgo habla de sus obras en FIL virtual
  • El dramaturgo habla de sus obras en FIL virtual
  • El dramaturgo habla de sus obras en FIL virtual
El dramaturgo habla de sus obras en FIL virtual

Para Hugo Salcedo el teatro puede leerse y ser disfrutable al igual que los cuentos, y piensa que colocar en un breve espacio el desarrollo de personajes, el clímax y el desenlace es un riesgo que a él le gusta mucho correr, destacó en diálogo virtual con el escritor Jorge Antonio Medina Trujillo.
 
Lo anterior, en el marco del Foro Internacional de Lengua y Literatura Hispánicas “Confinar-liberar: leer y escribir el siglo XXI”, con el tema “Personajes que son personas: teatro actual”, organizado por el Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), de la Universidad de Guadalajara (UdeG), en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL 2020).
 
Hugo Salcedo es licenciado en Letras por la UdeG y doctor en Filología por la Universidad Complutense de Madrid. Dos de sus obras claves son San Juan de Dios y El viaje de los cantores. La primera ganó el concurso Punto de Partida de la UNAM, en el rubro de Teatro. Y tiene su espacio en el mercado del mismo nombre, ubicado en esta ciudad, y hace guiños al lector hacia otras de las obras de Salcedo como El viaje de los cantores, de acuerdo con Medina Trujillo.
 
Salcedo confiesa que San Juan de Dios es una pieza que aprecia mucho. Es un texto que mezcla la vida cotidiana con algunos aspectos sobre la historia del barrio de San Juan de Dios. Hay espacio para hablar de la iglesia, de la plaza de toros sobre la cual se construyó la plancha, que calificó como horrenda: la Plaza Tapatía.
 
“Sentí que había una obra interesante porque, además, planteaba un nivel de crítica hacia la historia registrada en los libros. Me pareció que podía experimentar con estructuras y, efectivamente, aparece la idea del cantor, una suerte de narrador muy marcado por las ideas del teatro épico, y eran mis lecturas y experimentos”, confesó Salcedo.
 
El dramaturgo pensó que había algo interesante en la obra, la mandó a un concurso y ganó el primer lugar en Punto de Partida.
 
“Lo lamentable es que la obra no se publicó en la UNAM, y lo que tenemos es una edición que se hizo en aquellos años por parte del Departamento de Bellas Artes. Es una obra que se escribió a máquina, entonces no tuvo una difusión más allá de los ejemplares que han rolado por las manos de las personas que han estado cerca de mí y de mi trabajo”, dijo.
 
La obra se estrenó entre 2000 y 2001, y el montaje que se hizo fue un gran acontecimiento para el teatro de Guadalajara, estrenada en el Foro de Arte y Cultura y dirigida por Moisés Orozco.
 
San Juan de Dios no es la primera de mis obras, pero me abrió la puerta para experimentar y decir cosas, y donde pueden rastrearse mis intereses como la simultaneidad, el rompimiento de la escena total, la búsqueda hacia lo cotidiano”, contó Salcedo.
 
El viaje de los cantores, según Medina Trujillo, es una de sus obras más representativas, ya que con ésta Salcedo ganó el Premio de teatro Tirso de Molina, de España.
 
Salcedo reconoce que El viaje de los cantores lo catapultó al ámbito internacional, y resume en gran medida su postura política y poética en uno de los temas que lo aflige como es el de la inmigración forzada.
 
“Es una obra que escribí con mucho aprecio y cariño después de que leí una nota de prensa que se publicó en julio de 1987, que hablaba de la tragedia de 18 jóvenes que se subieron a un vagón de tren, y solo quedó con vida uno”, relató.
 
“El impacto que sentí fue brutal. Una de las razones de contacto con la nota fue que aquellas personas que habían fallecido se encontraban en un rango de edad muy semejante a la mía, entre los 23 y 24 años. Eso para mí fue un golpe porque yo no alcanzaba a comprender cómo era posible que gente tan joven tuviera que irse a estudiar o a trabajar a otros lados, y en ese intento tan legítimo tuvieran que encontrarse con la muerte”, concluyó.
 
 
Atentamente
"Piensa y Trabaja"

"Año de la Transición Energética en la Universidad de Guadalajara"
Guadalajara, Jalisco, 30 de noviembre de 2020

 
Texto: Martha Eva Loera
Fotografía: Abraham Aréchiga

Compartir en Google Plus