Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

Mensaje de error

Notice: Undefined property: stdClass::$views_php_2 en views_php_handler_field->render() (línea 223 de /home/udg/sites/all/modules/views_php/plugins/views/views_php_handler_field.inc).

Migrantes: uno de los sectores más afectados por la pandemia

  • Por su condición irregular no pueden acceder a servicios de salud en los países, y dejan de mandar remesas a sus familias
  • Por su condición irregular no pueden acceder a servicios de salud en los países, y dejan de mandar remesas a sus familias
  • Por su condición irregular no pueden acceder a servicios de salud en los países, y dejan de mandar remesas a sus familias
  • Por su condición irregular no pueden acceder a servicios de salud en los países, y dejan de mandar remesas a sus familias
Por su condición irregular no pueden acceder a servicios de salud en los países, y dejan de mandar remesas a sus familias

La pandemia le pegó en seco a grupos que históricamente han estado en vulnerabilidad. Uno de esos sectores es el de los migrantes, quienes sufren las crisis de salud, económica y de protección social, pues ante el riesgo de enfermar pierden el empleo y no pueden acceder a los sistemas de salud de la nación donde residen por su condición irregular.
 
Así lo analizaron en la mesa “Migración internacional y salud en tiempos de COVID-19”, durante el X Foro Internacional de Migración y Desarrollo, organizado por los centros universitarios de los Altos (CUAltos) y de Tlajomulco, en el programa FIL Pensamiento.
 
La Directora General Adjunta de la OIM, doctora Laura Thompson, declaró que la pandemia ha generado tres crisis simultáneas: en salud pública, economía y protección social.
 
La de salud afectó los ya de por sí endebles sistemas de salud, y la económica ahondó aún más la desigualdad entre países, y la tercera deja en claro las brechas que existen en lo social. Y los migrantes son un ejemplo concreto, en Latinoamérica, de la vulnerabilidad.
 
“Un ejemplo en la región latinoamericana es el apoyo al retorno de más de 5 mil migrantes de Bolivia desde Chile, Argentina y Perú. La pandemia ha afectado de forma desproporcionada a grupos que ya estaban en condiciones de vulnerabilidad antes de la crisis, incluyendo a los migrantes, refugiados y desplazados internos. La paralización económica debido al confinamiento y a restricciones de movilidad, ha producido la pérdida de empleo en todos los sectores productivos; los migrantes en condición irregular han visto sus ingresos disminuidos y no han sido incorporados a los programas de apoyos sociales de los países, resultando invisibles”, expuso Thompson.
 
Esto redujo alrededor de 25 por ciento el envío de remesas, recurso fundamental para que sus familias accedan a alimentación y educación en sus países de origen. Incluso, las remesas constituyen un indicador importante del Producto Interno Bruto en muchos países, como El Salvador, Honduras y Haití. El otro problema fue el retorno en países que no tienen condiciones de otorgarles las condiciones más básicas, generando tensiones internas.
 
El Subdirector General de Iniciativas y Estrategias de la Organización Mundial de la Salud, doctor Ranieri Guerra, dijo que los migrantes, además del riesgo de contagio del COVID-19, corren el riesgo de perder sus empleos, los salarios y, en su caso, la cobertura de salud. Resultan victimas propicias e inevitables de los efectos sociales de la pandemia.
 
No obstante, a pesar de la emergencia sanitaria la gente sigue migrando: “Esto se debe qa ue la pandemia ha exacerbado la crisis continua de la que hemos sido testigos en los últimos años. Ahora enfrentamos desafíos adicionales derivados de las restricciones a la movilidad internacional. Evidentemente, las condiciones en los campos de detención no han mejorado, sino que se han agravado enormemente con la sobrepoblación y la imposibilidad de mantener la distancia física y de adoptar todas aquellas conductas individuales que sabemos que pueden protegernos del contagio del virus”, declaró.
 
Cuando un migrante se enferme será prácticamente imposible que vaya a terapia intensiva, incluso en países donde hasta para los residentes es difícil acceder a la salud.
 
Por ello, México está trabajando con la OMS, la ONU y otros organismos internacionales para incluir medidas para atender a esta población, las cuales fueron incluidas en el Plan Global de Acción 2019-2023.
 
El Director de la División de Migración Internacional de la OCDE, Thomas Liebig, explicó que el flujo migratorio se vio afectado por el COVID-19 ante la restricciones; la emision de visas se desplomó 46 por ciento en el primer trimestre de 2020, y en el segundo trimestre cayó 72 por ciento.
 
“Hay fuertes indicios de que la movilidad no volverá a los niveles anteriores durante algún tiempo; eso se debe a una demanda laboral más débil, a las restricciones de movilidad hasta 2021. En el futuro habrá nuevos desafíos en la apertura de fronteras con condiciones sanitarias seguras. Los exámenes médicos ya son una práctica estándar habitual para los migrantes de varios países de la OCDE. Algunos exigen examen médico para emitir visas, permisos o solicitudes de asilo. Los turistas han estado excentos por ahora, pero en algunos países deberán demostrar que están vacunados”, subrayó Liebig.
 
Indicó que aunque ya existía la discusión, por el resurgimiento de la tuberculosis, respecto a la necesidad de evaluar la salud de quienes visitan los países, esta tendencia se fortalecerá debido a la llegada del COVID-19.
 
El Embajador de México en Italia, Carlos García de Alba Zepeda, agradeció a la FIL de Guadalajara 2020 y al Centro Universitario de Tlajomulco por invitarlo a coordinar la mesa. Y felicitó a los organizadores del Foro Internacional de Migración y Desarrollo por su décimo aniversario.
 
 
Atentamente
"Piensa y Trabaja"
"Año de la Transición Energética en la Universidad de Guadalajara"
Guadalajara, Jalisco, 2 de diciembre de 2020

 
Texto: Julio Ríos
Fotografía: Abraham Aréchiga

Compartir en Google Plus