Escudo de la Universidad de Guadalajara
Formulario de búsqueda

 

Mensaje de error

Notice: Undefined property: stdClass::$views_php_2 en views_php_handler_field->render() (línea 223 de /home/udg/sites/all/modules/views_php/plugins/views/views_php_handler_field.inc).

Para superar abismo emocional por pandemia hay que recurrir al arte

  • Expertos en ciencia hablan de arte e historia en la FIL 2020
  • Expertos en ciencia hablan de arte e historia en la FIL 2020
  • Expertos en ciencia hablan de arte e historia en la FIL 2020
  • Expertos en ciencia hablan de arte e historia en la FIL 2020
Expertos en ciencia hablan de arte e historia en la FIL 2020

Ante la falta de contacto físico y la imposibilidad de reunión con otros seres humanos, lo que puede ocasionar afectaciones psicológicas, el tipo de información compartida debe tener un mayor refinamiento y sofisticación, que se puede encontrar en los lenguajes artísticos, declaró el doctor en ciencias médicas Jesús Ramírez Bermúdez, investigador del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía (INNN).
 
La información científica es muy relevante, pero son necesarios también auxiliares que proporcionen un pequeño encantamiento emocional a la gente y las saque de esta especie de abismo en que ha caído por la pandemia, agregó durante su participación en ¡La FIL también es Ciencia!, “Creación y caos ante las enfermedades emergentes”, que organiza Universum, el Museo de las Ciencias de la UNAM y la FIL de Guadalajara.
 
En ese sentido, los lenguajes artísticos tienen una función muy importante para proveer de esa dimensión afectiva, la cual se pierde por falta de contacto físico y la posibilidad de agruparse, como se solía acostumbrar, dijo Ramírez Bermúdez.
 
Explicó que muchos de los valores de la sociedad que tienen que ver con la solidaridad pasan por esa dimensión afectiva, vinculada con el contacto físico y el poder reunirse o agruparse. La imposibilidad de recurrir a estas dos opciones significa un punto de conflicto y es factor de riesgo para desarrollar problemas como ansiedad, insomnio y depresión, afirmó el experto.
 
La falta de contacto físico durante esta pandemia del COVID-19 afecta en la disposición afectiva que forma parte de los recursos habituales de los seres humanos para lidiar frente a las crisis, agregó.
 
La bióloga María Emilia Beyer, miembro titular de la Sociedad Mexicana para la Divulgación de la Ciencia y la Técnica, quien fungió como moderadora del panel, coincidió en que las expresiones artísticas han sido un oasis en medio de la contingencia y el encierro.
 
“Lo virtual ha permitido que muchos artistas lleguen hasta nuestra casa y nos compartan todo tipo de manifestaciones a través de su quehacer”, declaró.
 
La editora y divulgadora de la ciencia, Maia Fernández Miret, resaltó la importancia que siempre ha tenido el contacto físico en diferentes épocas y al enfrentar el ser humano distintas pandemias.
 
“La separación de los cuerpos, de las familias, ha tenido efectos dramáticos a lo largo de la historia. Durante la gran epidemia de Nápoles del siglo XVII y durante las epidemias del sur de Italia, la tragedia no era que uno de los miembros de una familia fuera afligido por la enfermedad, sino la idea de separación, que terminara aislado y muriendo solo”, relató.
 
Beyer hizo un recorrido histórico en el que mostró cómo las crisis generadas por las pandemias pueden redundar en pro de la creatividad y el avance humano.
 
En el año de la Gran Peste de Inglaterra de 1665, muchas universidades se vieron obligadas a cerrar sus puertas. La enfermedad duró dos años y cobró la vida de muchas personas y en esa época, Isaac Newton estaba estudiando en la Universidad de Cambridge, y tanto esta institución como la biblioteca fueron cerradas; entonces, enojado, Newton consigue reunir algunos libros, los que puede, y estudia en su casa.
 
En la mente de este joven de repente brilló la chispa de la creatividad, y donde aparentemente había desorden, caos y un lugar en el que la vida como se conocía ya no existía, Newton lo convierte en una época en la que sentó las bases de la matemática, la física y la ciencia moderna. “En el encierro Newton transforma el caos en creatividad”, subrayó.
 
Gracias a unas tormentas terribles que trastocaron los planes de un grupo de escritores para salir a pasear, un encierro necesario se convirtió en un concurso literario en el que nació Frankenstein, escrito por Mary Shelley; además de uno de los primeros vampiros de la literatura, de la pluma de John William Polidori.
 
“Este 2020 en que a nivel planetario la pandemia nos ha cambiado los planes, las prácticas y la vida, es importante apostar por la chispa de la creatividad, porque puede regalar a todos los seres humanos momentos muy luminosos”, concluyó.
 
 
Atentamente
"Piensa y Trabaja"

"Año de la Transición Energética en la Universidad de Guadalajara"
Guadalajara, Jalisco, 1 de diciembre de 2020

 
Texto: Martha Eva Loera
Fotografía: Cortesía FIL

Compartir en Google Plus